19 jun. 2024

Paraguayas defienden un burdel en un pueblo español

Aseguran que les va bien porque son independientes y viven juntas.

volantes-españa.png

Dicen que los papelitos están por todas partes.

El Mundo

En la ciudad de Madrid hay un distrito en el que los parabrisas de los autos se llenan de volantes promocionales de servicios sexuales, y los vecinos no están para nada contentos con eso.

Se trata de Puente de Vallecas, donde las autoridades andan cerrando burdeles tras la lluvia de quejas.

Pero esas medidas no afectan al negocio de la prostitución, que muy por el contrario, goza de buena salud.

Según una publicación del sábado en el diario El Mundo, hay varias paraguayas y otras sudamericanas trabajan en pisos de departamentos, como independientes.

Una compatriota de 21 años contó que comparten un piso de un edificio entre seis chicas: cinco paraguayas y una brasileña.

Según su relato, ellas viven como lo hacen los estudiantes universitarios. Cada quien tiene su pieza, cocinan para todas y nadie es jefa de nadie. Dicen tener cerca a un amigo varón que les ayuda si alguien se quiere propasar, aunque pocas veces se necesita eso.

La Policía ya llegó a su puerta para inspeccionar, pero la joven señala que no encontraron en su actividad “nada fuera de lo común”.

“Tienen constancia de lo que hacemos aquí. Vienen, nos piden los pasaportes y solo preguntan si estamos obligadas”, expresó.

Con tal que no les cierren el negocio, el grupo de paraguayas trata de no meter la pata en nada y evitan hacer “ruido” después de la medianoche.

paraguaya-españa.png

Una joven compatriota entrando a su departamento

El Mundo

No quieren dejar

La compatriota entrevistada por el medio español habló sin pelos en la lengua: “Yo prefiero el sexo a trabajar limpiando casas o escaleras. Estamos muy bien trabajando así, ninguna quiere dejarlo”.

Cada una gana entre 600 y 700 euros al mes, que son más o menos entre G. 5.000.000 a 5.800.000.

Eso lo consiguen estando con dos o tres hombres por día, con tarifas desde 20 euros por 10 minutos y 70 euros la hora.

Igual, es apenas más de la mitad del sueldo mínimo interprofesional en España, que este año quedó en 1.134 euros.

Llenan la Internet

En la web hay páginas llenas de anuncios de chicas latinas que hacen trabajo sexual.

La competencia es alta, así que todas ponen descripciones y fotos bastante subidas de tono para llamar la atención de potenciales clientes.

Y por las calles tampoco pasan desapercibidas, con su forma de vestir. “Hay un parque infantil a 10 metros, no es una buena imagen para los niños”, se quejó una vecina. Otro añadió que la infinidad de volantes con fotos de chicas desnudas por los autos da una imagen a la ciudad que “no es ni medio normal”. Para el municipio, no hay mucho que hacer.