Actualidad

Masacre en Capiatá: vecinos limpian la casa y levantan un altar

Camaradas que pudieron detener al policía homicida serían imputados.

Los vecinos de la casa de la masacre en Capiatá consiguieron ayer el permiso del Ministerio Público para limpiar el lugar y dar un descanso en paz a los cinco fallecidos a manos del policía que se suicidó.

"Teníamos nuestro altar en frente a la casa, en la vereda, pero hubo mucho viento que incluso rompió algunos floreros que habíamos puesto, entonces decidimos meter todo en la casa", dijo Leticia Acosta a Telefuturo.

Familiares y amigos se reúnen todos los días en el lugar a rezar el novenario y anuncian que habrá una misa próximamente.

"Al menos un poco se pudo limpiar el hall donde estaban los cadáveres del policía y su suegro", mencionó la vecina.

Mientras, el Ministerio Público imputó a personas innominadas por omisión de auxilio, atendiendo las declaraciones de los familiares y vecinos de que supuestamente una hora antes del homicidio, el suboficial Isidro Casco, llamó a la policía porque había ladrones en la casa.

"Los policías se fueron hasta su casa y vieron que Casco estaba volado con dos armas en su mano. Dijeron que en ningún momento les dio la espalda y no le pudieron desarmar", añadió Acosta.

Otra de las críticas al procedimiento policial fue que no se verificó si había víctimas con vida.

Dejá tu comentario