COTIZACIÓN
Compra
Venta
DÓLAR
G 7000
G 7190
PESO AR
G 20
G 28
REAL
G 1340
G 1390
PESO UY
G 180
G 240
EURO
G 7300
G 7500
YEN
G 35
G 60
clima
30.2º C

Actualidad

Ladrones volvieron a la casa que robaron y fueron detenidos

La víctima reconoció a los delincuentes porque uno de ellos tenía puesta la ropa y hasta el reloj que llevaron de él.

La casa de Fernando Agustín Melgarejo Martínez, de 23 años, de Ciudad del Este, fue visitada por dos ladrones, el lunes a la mañana, mientras él estaba en una consulta médica. Horas después, la víctima pudo reconocer a los bandidos porque uno de los delincuentes tenía puesto su vaquero, su remera y su reloj.

El joven fue alertado por su tía que el portón principal de su vivienda estaba violentado, al ingresar, vio un feroz boquete en la pared, por donde entraron los malvivientes y se alzaron con una filmadora Sony, un Dron y G. 1.000.000 en monedas de G. 1.000, dejando sus ropas y calzados viejos en el sitio.

Al mediodía, la víctima estaba con los policías, cuando frente a su casa pasó un taxi cuyos pasajeros se agacharon, lo que llamó la atención de Fernando. La policía le preguntó si conocía a las personas y respondió que parecía sospecho, por lo que comenzaron a seguirles.

A unas pocas cuadras, lograron atraparlos y cuando los pasajeros bajaron, el joven reconoció su pantalón jean, su remera y su reloj, que tenía puestos uno de los delincuentes.

“Al parecer ellos pensaron que nadie se dio cuenta del hurto y venían a llevar más cosas, porque también sacaron televisores y otras cosas más”, relató la víctima a los medios locales.

Los delincuentes fueron identificados como Yimi Darío Martínez Garay, de 23 años, y Arnaldo Andrés Vázquez Villalba, de 25 años, ambos con antecedentes penales. Uno de ellos indicó a los policías dónde estaban las cosas robadas, pero al llegar al sitio intentó huir, por lo que hasta el momento no se recuperó las pertenencias de la víctima.

Por su parte, el taxista manifestó que él solo fue contratado para prestar su servicio de taxi y que supuestamente no sabía de las intenciones de los pasajeros.

Dejá tu comentario