Actualidad

Hermanitos de Guairá por fin se mudaron a su nueva casa

Donaciones siguen llegando, incluso ya tienen las bicis de sus sueños.

Las sonrisas de Rosalina (6), Cristóbal (10) y Néstor (14) se iluminaron en el barrio San Francisco de Colonia Independencia (Guairá). No podían creer que dormirían en una confortable cama y bajo un techo sin goteras.

Los hermanitos saltaban de felicidad mientras su padre, Juan de Rosa Peralta (58), solo decía “gracias” al ver que sus hijos estaban felices por la nueva casa.

La historia de don Juan y su familia se supo a finales de noviembre, luego de la publicación del profesor Carlos Gamarra, quien contó que vivían en una choza en medio del bosque.

Desde ese momento las donaciones no pararon. Luego de varias semanas de espera, finalmente el viernes se mudaron a su nuevo hogar, que lleva parte de cientos de personas que ayudaron para que los Peralta comiencen una nueva vida, pero lo más emocionante para ellos es que tienen electricidad y agua potable.

“Demasiado me hallo porque me ayudaron, me hicieron para mi casita porque yo estaba muy lejos, no tenía vecinos cerca, nada luego”, mencionó el señor.

También resaltó que antes solo tomaban agua de un pozo que quedaba a unos metros de su vivienda y que ni piso tenían, solo tierra.

“Ahora ya tengo piso, el agua es buena y demasiado feliz estoy, ni qué decir mis hijos, cada día juegan a la pelota porque eso y todo le regalaron”, dijo emocionado el lugareño.

Necesita un celular

Pero lo más increíble para los chicos es que entre los tantos regalos que recibieron, les llegaron tres bicicletas nuevas que aprendieron a manejar ese mismo día porque nunca tuvieron una.

Cerca de las 10:00 del viernes comenzó la mudanza, fueron varios los viajes que tuvieron que hacer en un camioncito prestado para llevar todas las donaciones que le siguen llegando.

Ropas, víveres, muebles, tele, heladera. Todo eso y más. Don Juan dijo que ahora tienen un baño moderno porque antes solo tenían letrina.

También tienen una mesada en donde va a cocinar, incluso ayer su primer almuerzo dominical en familia fue un guiso de fideo con mucha carne.

También contó que lo primero que hizo en la casa fue barrer y ordenar todo.

El hombre es agricultor, tiene una chacra autosustentable en donde planta maíz, mandioca, etc. Pero para solventar sus gastos y los de sus hijos hace algunas changas.

Lo que ahora desea es tener un celular para comunicarse con sus familiares.

Dejá tu comentario