Actualidad

Fue a buscar su moto del taller y apareció muerto tres días después

Vecinos salieron a buscarlo por el barrio y lo encontraron a un costado de la calle en estado de putrefacción.

Tres días habían transcurrido de la última vez que Rubén Molinas Bareiro había sido visto. Al salir de su laburo, el viernes, le avisó a su concubina que pasaría por el taller para retirar su moto, pero nunca más volvió. Al principio, Rosalba López no se preocupó.

Ella estaba acostumbrada a los largos días de ausencia de Rubén, cuando decidía visitar a algún pariente o amigo, y luego regresaba a su casa en el asentamiento 22 de Noviembre de Tavai, Caazapá. Pero al llegar el lunes, la cosa empezó a preocuparle.

La mujer de 46 años decidió recorrer el barrio en busca de alguna información y rápidamente, los vecinos se unieron a su búsqueda. "Ella no denunció la desaparición porque él solía ausentarse por días. Con los vecinos empezaron a buscarle en los alrededores hasta que lo encontraron muerto a un costado del camino", comentó a EXTRA el suboficial principal Edgar Ortiz, jefe de la Subcomisaría 4 local.

El hallazgo se produjo alrededor de las 17:00 horas de ayer en el mismo asentamiento, estaba en completo estado de putrefacción. En la espalda y los brazos presentaba heridas de bala, el arma homicida había sido una escopeta presumiblemente calibre 22, detalló el uniformado.

"Según la concubina cuando tomaba siempre tenía algún altercado con un amigo, porque era un poco argel y prepotente", refirió Ortiz. El hecho fue comunicado al ministerio público para ser investigado.

Dejá tu comentario