12 abr. 2024

Caen en citas por App pese a aviso de la poli

En un mes, más de 20 denunciaron en Ciudad del Este: en ropa interior quedó joven que acudió a encuentro.

ladron de grindr.jpg

Aníbal Joel estaría implicado en el caso. Quedó a disposición fiscal.

“Andate de acá porque te van a robar”, advirtieron agentes de la comisaría primera a un joven. El muchacho de 23 años llegó el viernes hasta el barrio San Rafael de Ciudad del Este en busca del musculoso y atractivo joven que le había citado.

Lo había conocido a través de la aplicación Grindr, una aplicación de citas gay, y luego de unos días de chatear a full, se aventuró a conocerlo.

Su ansiedad por encontrarse con el atractivo y potencial novio fue tal, que no escuchó el aviso de la Policía y resultó ser una víctima más de su “cita”. “Diez minutos después apareció en la comisaría para denunciar lo sucedido”, relató el comisario César Vargas.

En ropa interior llegó hasta la dependencia, luego de que tres hombres le acorralaran en un pasillo para robarle todo lo que tenía.

Los agentes le subieron a una patrullera y empezaron a recorrer, hasta que a unas cuadras se cruzaron con Aníbal Joel Galeano Toledo (31) quien llevaba puesta la remera de la víctima.

Así operan

El detenido ya tenía tres antecedentes por robo agravado y tenencia de drogas. “Entre estos marginales la mayoría son exconvictos y traen chips en cantidades, y tienen dos o tres teléfonos con los que operan”, apuntó Vargas.

Explicó que estos ladrones operan en grupos y engatusan a los hombres utilizando perfiles falsos de la App de citas gay.

Las víctimas llegan hasta el este del país desde diversos puntos del país e incluso desde el exterior. “Vienen de México, Perú, Chile, Brasil, Asunción, increíble es”, refirió el uniformado.

Mencionó que siempre que ven muchachitos que no tienen pinta de ser de la zona mensajeando en esquinas cercanas a las comisarías, les avisan.

Explicó que generalmente los ladrones les citan cerca de la comisaría para no levantar sospechas y como los chicos van en Bolt o motobolt, bajan y caminan hasta los pasillos, donde les interceptan.

“Prevenimos muchísimo, ellos dicen que esperan a amigos, pero no saben ni quién es su amigo”, lamentó Vargas.

Son 20 casos más o menos por mes

El comisario contó que la mayoría de los casos ocurre entre las 17:00 y las 20:00, por lo que refuerzan el patrullaje en ese horario para intentar evitar nuevas víctimas. Mencionó, además, que al menos 20 chicos son asaltados cada mes. “Hace dos meses estoy acá y cuando llegué me sorprendió la forma en que ocurre. Generalmente no hablan del motivo por el cual vienen, pero denuncian el robo y dicen que vinieron a visitar a un amigo”, expresó.

Vargas contó que los autores manejan el barrio a través de un esquema bien organizado para delinquir. “Tienen protección de los vecinos porque creemos que ellos reducen lo que roban. Tienen todo campana, no podés hacer nada”, lamentó.