Extra

Paraguay, ¿el centro mundial del bitcoin gracias a Itaipú?

La fiebre del bitcoin puede aprovechar la energía barata y convertir al país en el centro mundial de criptomonedas. Sin embargo, surgen otras voces que prefieren otros usos para nuestra electricidad, según una publicación europea.

Paraguay puede ser el centro mundial de las criptomonedas gracias a la energía barata de Itaipú y pagar toda su deuda externa en 10 años, según un extenso artículo publicado ayer lunes por el periódico The Guardian, de Inglaterra, refiriéndose al auge del bitcoin que atrae a cientos de inversores en Alto Paraná.

Lo que atrae al sector es principalmente el precio de la energía, unos 5 centavos por kilovatio/hora, apenas una quinta parte de lo que cuesta en Brasil. Según el artículo, actualmente hay unas 20.000 computadoras en Alto Paraná dedicadas a procesar las criptomonedas, pero si se atrae a los chinos podrían instalarse 150.000 unidades más.

"Paraguay es hoy el único lugar donde hay abundante energía", dijo entusiasmado Greorio Bareiro, quien alquila 750 computadoras a brasileños, europeos y norteamericanos. Su contacto con la industria del bitcoin comenzó en septiembre último cuando su negocio de aire acondicionado comenzó a proporcionar a los inversionistas un sistema de enfriamiento con cartón húmedo y ventiladores industriales.

Entusiasmado, afirma que “algunas personas se han convertido en millonarias” con la minería de monedas virtuales y anuncia que aparte de alquilar computadoras, está contratando una docena de empleados y tiene planes de instalar minas móviles en remolques portátiles.

No vender al Brasil

El tema es que las mineradoras necesitan computadoras y sistemas de refrigeración cada vez más potentes, que consumen cada vez más energía. Bareiro no duda en afirmar que la mejor salida para el uso de la energía para nuestro país es no venderla al Brasil “sino invertir en criptomoneda”.

Pero el artículo se pregunta si Paraguay debería invertir su riqueza energética en criptomonedas o la lucha contra la pobreza. En este punto, Gerardo Blanco, quien dirige un grupo de investigación sobre energía en la UNA, dijo que el 2023 representa “una oportunidad única para Paraguay” debiendo redirigir la energía a la manufactura nacional.

El investigador cree que con esto se podría generar 2 millones de empleos y cuadruplicar el Productos Interno Bruto (PBI) del Paraguay. “Esto sería un salto cuántico que tendría enormes implicaciones para la sociedad, la economía e incluso nuestra cultura”, subrayó.

Por su lado, Cristine Folch, de la Universidad de Duque, quien también fue entrevistada por The Guardian, dijo que nuestro país podría proporcionar centros de datos con energía limpia para gigantes tecnológios como Google, Apple y Facebook, convirtiéndose en centro regional para fabricar baterías de litio.

Dejá tu comentario