21 may. 2024

“Mi señora me obliga a vivir con 21 gatos que ella rescató de la calle”

La doña ya le echó y todo de la casa a su ména por sus mascotas.

gatos.JPG

Una doña vive con 21 gatos y su marido ya no aguanta.

Ilustrativa.

Tengo un problema con mi esposa y es que se pasa recogiendo gatos de la calle.

La verdad que no es que no les quiera, pero tampoco soy amante de los gatos.

Ella me dice que ya le conocí así, que más o menos tengo que aguantar por eso, pero ya es imposible.

Convirtió mi casa en un albergue para gatos prácticamente.

Hijos

Hay 21 gatos hay en mi casa. El olor es insoportable y están por todos lados. Creo que ya no es saludable ni para mis hijos.

Yo me voy al trabajo con olor a gato, y ya me da vergüenza. La vez pasada no me di cuenta y había sido pisé incluso el popó que hicieron.

La verdad que ya hablé con ella al respecto, quise hacerle entrar en razón pero no lo logré.

Está enferma. Duerme incluso con ellos. Tanto es el problema que ni si quiera intimidad podemos tener más. Le pone mucha más atención a ellos que a sus propios hijos y a mí.

Ya le destruyeron el sofá, uno de cuero que le compré. Hermoso y caro. No podemos tener nada de ellos.

Una vez llegué del supermercado y encontré a una de las gatas con sus crías acostadas en mi cama como si nada.

En la cama

Agarré la colcha y les mandé a volar de ahí. Eso fue motivo de pelea mundial con mi señora, me echó de la casa esa vez. Tuve que dormir en la casa de unos amigos.

Luego hice todo para arreglarme con ella porque le amo, si estoy con ella es porque le amo, y eso siempre le digo, que si yo le aguanto a sus gatos es porque le amo realmente porque otro no le va a aguantar.

Aparte se suele reunir con sus amigas, y ellas les traen a sus manadas también.

En todos lados

Y esos animales ya se creen también dueños de la casa. A mi casa entrás y ya ves un gato en la entrada, otro que prácticamente se adueñó del sofá, luego está otro en la mesa, hasta sobre la cocina hay.

Ya le propuse ir al psicólogo y todo pero no quiere, ella está empecinada en que hay que tenerles como humanos a los gatos y que ellos son como hijos. Imaginatena le compara con sus hijos.

Para mí eso ya no es normal, humanizar al animal luego ya no está dentro del rango de lo normal creo yo.

Relación

No sé qué hacer con ella, estoy esperando el momento ideal para tocarle de vuelta el tema ¿Qué me sugiere? Yo creo que en cualquier momento vamos a terminar la relación si sigue esto.

La respuesta

Es importante abordar este problema de manera sensible y considerada. Continúa teniendo conversaciones honestas y respetuosas con tu esposa sobre tus preocupaciones. Tratá de entender sus motivaciones y sentimientos detrás de su comportamiento. Considerá la posibilidad de buscar la ayuda de un terapeuta o consejero familiar para mediar en la situación y ayudar a ambas partes a comunicarse de manera efectiva. Podés intentar establecer límites claros y realistas sobre la cantidad de gatos en casa y el cuidado que requieren. Si sentís que la situación está afectando tu bienestar emocional o el de tus hijos.

Psicólogo, sexólogo, especialista en parejas.