16 jun. 2024

“Le supliqué que no me pegue frente a mis hijos”

Artemarcialista molió a golpes a su ex en Oviedo. La víctima escondió a uno de sus retoños debajo de un camión.

buscado-violencia-fliar.jpg

Buscado. Gustavo “Coco” Acosta está imputado y tiene orden de captura.

G. F. F. (40), aunque todavía en shock, relató los momentos de terror que vivió por culpa de su ex, Gustavo Rodrigo Acosta Fleitas (32), un artemarcialista que practica Muay Thai.

Según contó a EXTRA, hace una semana ella dio por terminada la relación porque ya no soportaba los malos tratos hacia sus hijos. En ese momento, le advirtió que si no sacaba sus cosas de su casa, iba a denunciarlo por maltrato psicológico a niños, por lo que el agresor tuvo que salir.

El jueves último, a las 22:00, el hombre llegó furioso a la casa, ubicada en Coronel Oviedo, queriendo “arreglar las cosas”. Ambos tenían una relación de 4 años.

“‘Primero tengo que ser madre y después mujer’, es lo que pensé para separarme. Nunca había sufrido maltratos en mi familia y no me gustaba la forma en que él trataba a mis hijos y dije ‘basta’”, expresó.

Reviolento

Tres patadas fueron suficientes para que Acosta pudiera llegar a la habitación donde estaba la víctima junto a su hijo mayor de solo 8 añitos. “Al verle endemoniado, totalmente fuera de sí, dije, ‘este me va a matar o me va a garrotear’, cuando entró le pedí que por favor no me hiciera nada frente a los niños. Entonces le dije a mi hijo que se vaya a la otra pieza a ver dibujito, cuando él salió, el otro ya me agarró del pelo y me pegó todito mal”, contó.

Solo cuando la vio empapada en sangre paró de golpearla y simuló arrepentimiento. “Le dije gua’u que no le iba a denunciar, que íbamos a ver cómo arreglar nuestra situación. Gracias a Dios no perdí la conciencia porque si no otro podría haber sido el final, porque como bolsa de boxeo me golpeó”, lamentó.

En un momento, G. y sus hijos salieron por una de las puertas alternativas que da a la calle y pidieron socorro a sus vecinos. “Justo antes de cruzar la puerta, él dijo entre dientes que le iba a hacer lo mismo a mi hijo, que no es suyo, entonces ahí corrí y grité. Le escondí debajo de un camión a mi hijo y le dije que no haga ruido. Él piensa que me tropecé y me golpeé, no sabe que su ‘tío Coco’, como le dice a su padrastro, me golpeó”, indicó.

El hombre ya tiene orden de captura por violencia familiar. El gimnasio donde él practicaba artes marciales emitió un comunicado donde aseguraron que expulsarán de la academia.

“Yo solo quiero que se le agarre y trabajar tranquila y que mis hijos vayan a la escuela tranquilos. Yo no les voy a mandar a la escuela hasta que él esté preso, porque amenazó a mi hijo”.