Actualidad

Joven con Down da clases de Zumba en gym luqueño

EL AMOR A LA VIDA ROMPIENDO BARRERAS UNA VEZ MÁS

El talentoso instructor cuenta con 15 alumnos.


[gallery type="slideshow" size="full" ids="58244,58245"]

EN SU SALSA

De lunes a viernes, Junior llena de alegría y explosivo baile la sala de Zumba. Se declara amante de Luqueño, el reguetón y la cumbia. 


Son las 18:00 y Víctor  Manuel Panes, más conocido como “Junior”, se apresta a dar una clase más. Con 23 años, es instructor de Zumba en el gimnasio Full Fitness de Luque. A su cargo está un grupo de 15 personas que lo ven como inspiración y ejemplo a seguir.

Víctor  nació con síndrome de Down. Fue un 21 de julio de 1994, en el seno de una familia que jamás se sintió apenada por tener un chico con capacidades diferentes. Al contrario: están orgullosos de él. Para  Marciana Núñez, su mamá,  Junior es un regalo del cielo. “Yo le doy gracias todos los días a Dios por darme un hijo como él”, cuenta, en medio de lágrimas. Pide disculpas. No llora de tristeza, sino de alegría. “Él es bondad pura”, continúa.

A los 3 meses de vida, Junior debió operarse del corazón pero, por causas inexplicables, no se sometió a la cirugía.  A los 3 años ingresó a una escuela privada para chicos Down. Hoy, cuenta su madre, es un joven con una capacidad sorprendente para adaptarse. “Todo el mundo lo quiere”, afirma

Liz Pane, su hermana, cuenta cómo nació en Junior la pasión por el baile. “Un día fue al gimnasio para hacer zumba conmigo, desde ahí se enamoró del baile. Ahora se va siempre, igual si llueve o hace frío”, revela. Dos años después, tiene a varias personas que se dejan seducir por su contagiante alegría y entrenan con  reguetón, su ritmo favorito. Si bien no tiene aún certificado, él quiere estudiar para  ser un completo profesor de Zumba.