25 may. 2024

“En cualquier momento puede parar su corazón, me dijeron”

La beba sigue en terapia, al igual que la madre, pero la familia espera un milagro.

20240415-003materialA,ph01_15987_51886083.jpg

Nilsa Soledad Fariña, mamá de Milagritos, no sabe que su bebita revivió. Ambas siguen internadas.

Gentileza.

Milagros de Jesús continúa en terapia intensiva, en un sanatorio privado de Ciudad del Este (Alto Paraná).

Su caso sigue siendo algo sorprendente, pero la familia de la beba espera un milagro: que siga viviendo.

Su papá, Ignacio Medina(24), contó a EXTRA que la pequeña es una guerrera, porque a pesar de su bajo peso ella se aferra con todo a la vida.

“Ella se mueve muy bien, respira muy bien. Está siendo muy guapa, pero ellos (los doctores) me dijeron que probablemente no se va a salvar, porque en cualquier momento puede parar sucorazoncito, por lo prematura que es”.

“Están siendo sinceros conmigo, pero tenemos fe”, apuntó.

Nilsa Soledad Fariña(25), la madre de Milagros de Jesús, también continúa en terapia intensiva, pero en el Hospital Regional de Ciudad del Este. Hasta ahora no sabe que su beba volvió a la vida, solo sabe que está viva.

20240415-003materialA,ph02_5182_51886122.jpg

“Nosotros no le comentamos todavía sobre eso para que no le afecte porque le puede hacer mal en el estado en que está”, dijo Ignacio.

Necesita donantes

El papá indicó que a raíz de las plaquetas bajas y la presión alta de la madre, le tuvieron que extraer a la bebé con 28 semanas a través de una cesárea.

“La beba salió sin vida, me dijeron. Me entregaron así, sin vida. No se sabe qué tiene mi señora, pero ahora está estable”, añadió.

En el 2021, Nilsa también perdió otro bebé en las mismas circunstancias, incluso llegó a sufrir un derrame cerebral, según explicó su esposo.

La joven está necesitando 25 donantes de sangre de forma urgente.

Las personas interesadas en ayudar se pueden comunicar al (0975) 402-133 con Leticia Ortiz (su madrina) o al (0984) 562-941 con Ignacio Medina, esposo de Nilsa Soledad.

Mamá sabía sobre interrupción del embarazo

La niña llegó al mundo con 400 gramos, el último viernes. Los doctores la declararon muerta y su familia la llevó a casa para despedirla. A dos horas para el entierro, Ignacio notó que la beba se movió, pero pensó que solo era una imaginación suya, hasta que su tío vio que movió la cabeza y movilizó a todos para que le lleven nuevamente al hospital. La médica que entregó el certificado de defunción de la beba, nuevamente la recibió. Todos quedaron impactados.

Esperan mejoría

Quieren llevan a la mamá junto a Milagros de Jesús.

A Nilsa Soledad le hicieron varios estudios que estarían en unos días.

Ella está lúcida, habla muy bien, se levanta y come por sí sola.

“Ayer (el sábado) estaba muy mal. Los doctores de allá del sanatorio privado (donde está internada Milagros de Jesús) quieren que su mamá se recupere pronto para que le pueda ver a su hija, quieren que se vaya. Ella no sabe que la bebé está en un sanatorio privado, esperamos los resultados de su evolución”, dijo.