Actualidad

Disparó contra su ex: Ella tenía a su bebé de un año en brazos

Sobre autor pesaba una orden de alejamiento. Familiares de la víctima dijeron que no aceptaba el fin de la relación.

El celular de Fátima Raquel S. R., de 31 años, no paraba de sonar. Ella, aterrada, ya ni siquiera abría los mensajes. Sabía quién los mandaba. Darío Balbuena Bernal no dejaba de hostigarla. Los mensajes de amenaza subían cada vez más rápido de tono.

Ella trató de no hacerle caso, hasta que vio que el hombre de 45 años paró con su camioneta frente a su casa, en la compañía Chirkaty de Caaguazú. La mujer tomó en sus brazos a su hijo de un año y corrió hasta la casa de su hermana, Mari S. R., de 38 años, situada a metros de la suya. Él la siguió.

Descontrolado y armado con una pistola, exigió a gritos que abrieran la puerta. Como no encontró respuesta, la derribó a patadas en cuestión de minutos. Del otro lado estaba Fátima con su bebito aún en brazos, pero eso a Darío no le importó: disparó dos veces y luego pegó la vuelta y se fue.

El intento de feminicidio ocurrió alrededor de las 14:30 del miércoles. La víctima recibió dos tiros: uno en el antebrazo izquierdo y otro en el pecho. Rápidamente fue auxiliada hasta el hospital de IPS de Caaguazú a bordo de un auto particular, donde quedó internada.

No aceptaba el fin

El comisario Mauro Ramírez, jefe de la Comisaría 22 local, dijo a EXTRA que el autor del intento de feminicidio desde hace un mes tenía restricción de acercamiento a la víctima, desde el último episodio anterior de violencia que derivó en el fin de la relación.

“Según los familiares de la víctima, él no aceptaba el fin de la relación”, expresó el uniformado. Constantemente le enviaba amenazas y vigilaba de cerca, pese a contar con la citada medida judicial en su contra. El caso fue comunicado al fiscal de turno Fermín Segovia, quien emitió una orden de detención contra el sujeto y solicitó la ayuda del departamento de Investigación de Delitos de la Policía para detenerlo.

Hasta el cierre de nuestra edición, el feminicida en potencia continuaba prófugo. En la noche del miércoles, los investigadores hallaron abandonada la camioneta Mitsubishi, color azul, utilizada por Darío para su huida en la zona de la Colonia Nicolás Bo, de Carayaó, presuntamente tras sufrir desperfectos mecánicos.

Dejá tu comentario