Actualidad

Confesó que mató a su pareja: "Ella me dijo 'ya no te quiero más'"

Dijo que reaccionó "por impulso", pero llevaba un arma. Mandó un mensaje a sus hijitos: "Algún día voy a salir".

Poco antes de que se le traslade hasta la Fiscalía de Guarambaré, Valerio Verón (71) confesó que había matado a su pareja, ayer en las cercanías de un banco.

Según Verón, Edid Acosta (39) le había pedido vender sus vacas que tenían en otra casa y que viniera a quedarse ya con ella y sus dos hijos. Pasó el tiempo y pudo venderlas, pero a la vuelta, la mujer ya tenía pensado terminar la relación.

"Ella me dijo: 'ya no te quiero más' y me quedé sorprendido, le pregunté si estaba bien de su cabeza o qué lo que quería. Yo soy un tipo inteligente y sabía lo que estaba pasando, pero quería comprobar", mencionó el hombre a NPY.

Embed

El hombre dijo que contrató a un taxista para ir a pescar por la mamá de sus hijos. "Con mis ojos vi que ella salió del banco y fue hasta el auto del tipo, ahí ellos se abrazaron, ellos nomás luego ya eran la pareja", expresó. "¿Puede pio un hombre joven a entrar a destruir la casa de un hombre de 71 años? ¿Quién tuvo la culpa ahí? La culpa es de la mujer. Yo no le culpo al hombre", justificó.

Ante el cuestionamiento del por qué no dejó a su esposa cuando ella le dijo que ya no le quería, él no supo qué decir y cambió de tema. "A mis hijos les dijo que les voy a cuidar, a los dos. Algún día voy a salir", agregó.

Entre lágrimas dijo que se arrepentía de lo que hizo. "Fue un impulso, sentí un piri y no me quedé ahí", indicó.

La fiscala a cargo del caso, Leticia Noldin, indicó que pese a la edad avanzada del autor, igual iría a la cárcel porque la carpeta se abrió como feminicidio, que tiene una pena de 30 años.

Por su parte, José Servín, el taxista que transportó al hombre, contó que al mediodía fue contratado, pero que solo le dijo que quería sacarle fotos a sus señora y dijo que no se dio cuenta de que tenía un arma entre las manos.

"Dijo nomás que quería saber por qué tardaba tanto su esposa en el banco. Abrió la puerta y desde ahí disparó, después me dijo que le llevara a Ñemby. Era mi vida la que estaba en peligro y le llevé", explicó.

Servín dijo que ni bien le bajó del taxi a su cliente feminicida fue hasta la comisaría a denunciar el hecho.

Dejá tu comentario