18 may. 2024

Abuelito se desvaneció en el micro y murió

Un testigo dijo a la policía que el abuelito cayó accidentalmente al desvanecerse, fue auxiliado por bomberos voluntarios.

362a70ad-1db6-429c-af87-097abc8dcdf5.jpg

La víctima subió a un colectivo interno y se desvaneció.

Cuatro horas de agonía soportó don Amancio Figueredo Pérez. El hombre de 76 años falleció ayer alrededor de las 14:30 horas en el hospital Nacional de Itauguá, hasta donde fue auxiliado luego de sufrir una caída en el interior de un colectivo de la Línea 96, empresa Salinas S. A., interna de la ciudad de Itá, departamento Central.

El hecho ocurrió alrededor de las 10:50 de la mañana en la compañía Aveiro de la mencionada ciudad, cuando el señor aparentemente se cayó de forma accidental, informó a EXTRA el comisario Román Vega, jefe de la comisaría 34 de Posta Gaona, interviniente.

“Se subió y al pagar todo su pasaje, según uno de los testigos, se descompensó. Aparentemente se sintió mal”, relató el comisario Vega. Al desmayarse, el abuelito literalmente voló fuera del transporte público hacia la calle, recibiendo varios golpes de consideración.

El conductor detuvo la marcha y sin perder tiempo, los testigos llamaron al 911 para pedir auxilio. Al sitio llegaron agentes de la citada dependencia policial y fueron también convocados bomberos voluntarios quienes se encargaron de trasladar inmediatamente a la víctima hasta el hospital de Itauguá.

“Fue acompañado por su hermano quien también se hizo presente en el lugar”, apuntó el uniformado.

De acuerdo con los datos policiales, al mando del colectivo se encontraba César Alberto Arzamendia, quien por disposición de la fiscal de turno Abog. Daysi Sánchez tuvo que dejar demorada su unidad en la sede de la comisaría 34.

La fiscala solicitó la intervención de agentes de Criminalística para la extracción de los circuitos cerrados del colectivo donde se pudo observar el momento de la caída. En las imágenes se ve que Amancio no consigue sujetarse bien del tubo del bus y cae violentamente hacia afuera.

“Desde que se sube esta como transformado, no se sentía bien por eso el chófer le pide que pase atrás (le hace una seña con la mano)”, relató la fiscala asegurando que, lastimosamente, el chófer no le miró la cara y no se dio cuenta que al parecer ya estaba sintiéndose mal. “Según testigos tampoco el colectivo le pisó, por suerte, dentro de todo”, apuntó Sánchez.

El chofer quedó en libertad y fue citado para declarar esta mañana en su oficina a fin de prestar declaración.