17 jun. 2024

Volvió de España y se borró con platal ajeno, denuncian

Le jodió a más de 30 paraguayos con encomienda. Tenía que pagar casi G. 100 millones para liberar cajas.

deposito.jpg

Atilio, dueño de los contenedores, dijo que las cajas están guardadas en un depósito hasta que Viviano pague.

Con meses de anticipación, Eva Vázquez decidió encargar el envío de una caja llena de regalos para su familia, desde España a Capiatá. El 18 de abril llegó hasta su casa Viviano Estigarribia para retirar el paquete. Le cobró el importe y se retiró.

Los compatriotas que les enviaron cosas a sus familiares pagaron algo así como 140 euros por cada caja, es decir alrededor de G. 1.162.000 por el envío de las encomiendas.

Desde hacía 5 años, era su fletero de confianza y ella no tenía quejas sobre el servicio, así que se quedó tranquila de que llegara a tiempo la carga porque era muy especial. “Le mandé a mi gente para que llegue antes del 19 de agosto porque era el cumpleaños de mamá y también se iba ahí su regalo”, relató a EXTRA la compatriota.

La pesadilla

El contenedor que traía su encomienda y las de otros 30 paraguayos efectivamente llegó en julio al igual que Viviano, pero desde que pisó suelo guaraní, comenzó para Eva un verdadero calvario.

“Había sido vendió todo lo que tenía acá, vendió su furgoneta y desapareció”, relató la doñita.

Desesperada, Eva intentó contactar con él, pero su número ya no daba. El hombre le bloqueó en WhatsApp y todas las redes sociales. Entonces, la doña contactó con la empresa que hacía el servicio de traslado de los contenedores y Atilio Brítez, el dueño, le dijo que tenía en total 80 cajas varadas en un depósito.

Viviano, al parecer, ya tenía pensado volver a Paraguay definitivamente y se esfumó con 12.000 euros (G. 99.600.000) ajenos, según denuncian.

“Mi perjuicio es como de 500 euros (G. 4.150.000) que es el valor de lo que hay en la caja”, lamentó Eva. Don Atilio contó que incluso había colchones, heladeras, lavarropas y otros entre las encomiendas de unos 30 paraguayos.

“Para nosotros era más fácil abandonar su carga y que se haga cargo el estado, pero como los contenedores son nuestros, nos sanciona la naviera”, apuntó. Dijo que están todavía tratando de negociar con Viviano, porque él es quien debe pagar.

Pide que las víctimas denuncien

Atilio contó que a todas las personas que le reclaman les pide que denuncien lo ocurrido para que las autoridades tomen cartas también en el asunto, teniendo en cuenta que nadie sabe dónde lo que está Viviano.

Mencionó que el mismo le mandó decir a través de su hermano que está tratando de vender un terreno para poder cubrir la deuda y que liberen las encomiendas que los compatriotas mandaron a su gente.