Deportes

Hizo de cocinero y da clases de idioma a reos

"Una manzana o una banana valen oro", dijo y contó que ahora puede ducharse a diario. Juan Ángel Napout revela detalles de su rutina.

Y si de escándalos futboleros hablamos, recordamos el FIFAGATE. Esta vez, Juan Ángel Napout reapareció para contar detalles sobre su día a día en la cárcel de Miami. El expresi de la Commebol escribió una carta que fue publicada en la plataforma Change.org.

“Después de meses, por fin volvimos a tener tres horas por día para hablar por teléfono, enviar e-mails y tomar una buena y reconfortante ducha, algo que podíamos hacer solo los fines de semana”, empieza el duro relato.

Lo siguiente que menciona Napout fue respecto al valor que ahora le da a una simple cosa. “Una manzana o una banana, las únicas frutas que se consiguen, valen oro. Un plato de pollo con cebollas, lechuga fresca o un poco de tomate, son lujos una vez por semana. El calor aquí es igual que en Paraguay, cuando llega el hielo es una fiesta”, tiró.

Pero eso no fue todo. El exdirectivo de la APF contó también en qué se aferró para aguantar el encierro.

“En Brooklyn pude trabajar en la cocina gracias a un compatriota que conocí allí. Trabajé durante 10 meses y los últimos meses doble turno. En la cocina encontré equilibrio y paz y las ganas de seguir luchando. Del pánico pase a querer vivir, luchar y nunca rendirme”, agregó.

Juan confesó además que cuando llegó a Miami había pedido ser tutor y es a lo que se dedica ahora. “Enseño inglés, español y clases para los que quieren hacer su bachillerato aquí en prisión. También enseño historia y geografía, materias que siempre me fascinaron. Además de enseñar, leo todo lo que se puede; me ayudan a sentirme bien y luchar contra los pensamientos negativos”, añadió.

Finalmente, agradeció el apoyo. “Aprendí a vivir con la frase ‘un día a la vez’. A veces, es incluso un minuto a la vez y cuando se acaba el día agradecemos a Dios que estamos un día más cerca de nuestra tierra”, concluyó.

Dejá tu comentario