Extra

Deportes

Chucky nunca bajó los brazos y supo volver

El jugador solense lloró de alegría en la Copa Paraguay.

Christian Vargas terminó entre lágrimas luego de la victoria solense por 3 a 1 ante Corrales, por Copa Paraguay. Fue como volver a nacer para Chucky y no es para menos, ya que después de 1 año y 9 meses volvió a jugar un partido en la Primera.

El oriundo de Ñemby sufrió rotura de ligamentos cruzados en la rodilla derecha, en dos ocasiones. Su primera operación fue en septiembre del 2016, hizo toda la recuperación y jugando en Reserva resintió la lesión y otra vez tuvo que ir al quirófano en noviembre del año pasado. “Volver fue lo mejor que me pudo haber pasado futbolísiticamente. Me costó salir de esa lesión”, señaló Vargas a EXTRA.

Embed

Se sintió aliviado de retomar y no alejarse del deporte. “Conozco a varias personas que sufrieron el mismo problema y dejaron el fútbol”, señaló.

La familia, su fortaleza

Al término del encuentro del martes pasado, Vargas le regaló su casaca a una persona muy especial.

“A mi mamá le di esa camiseta porque era la que desde chico me llevaba a los partidos. Llovía e igual me llevaba encima de la moto, con tal de que yo no falte a la práctica”, dijo muy emocionado.

Embed

Con la voz quebrada, destacó el papel de su madre, la señora Olga Beatriz, en su vida. “Mi mamá es todo para mí. Ella hacía el sacrificio por verme jugar. Todo eso yo llevaba en mente y dije que no le iba a defraudar. Gracias a ella yo estoy acá, en la Primera y creo que cumplí su sueño”, mencionó.

Otra persona importante en el largo tiempo que pasó sin jugar fue su novia, Gabriela Ramírez. “Ella es deportista, personal trainner. Me ayudó también a hacer trabajos de fortalecimiento. Fue mi sostén, me ayudó muchísimo y siempre estuvo conmigo”, valoró el jugador.

Christian superó el calvario y ahora quiere disfrutar del fútbol en Sol de América. Hizo un partidazo por Copa Paraguay y ahora quiere tener minutos en el Clausura.

Dejá tu comentario