13 abr. 2024

Creían que ya estaban a solo un metro de la plata yvyguy

Si el jueves no encontraban algo, los buscadores de tesoros iban a declarar so’o la incursión en el pozo.

Pese a la insistencia de su esposa desde hacía ocho días, Clemencio Cabello Escobar decidió continuar con la excavación para encontrar plata yvyguy. El hombre de 71 años y sus amigos no se rendían. Estaban convencidos de que muy poco faltaba para golpear alguna pieza de oro que los haría ricos.

Pero las ilusiones de los tres buscadores de tesoros acabaron en una irremediable tragedia, el jueves último, cuando dos de ellos murieron asfixiados en el fondo del pozo, en una quinta propiedad de Clemencio, en Itá.

“Supuestamente iban a quitar el agua y un metro más tenían que cavar”, dijo la fiscala Daysi Sánchez. Tenían una máquina que detecta metales y, en ese punto, marcaba que estaban cerca su meta.

“Ese día estaban hablando que era lo último que iban a hacer (la incursión)”, añadió la fiscala. Si el jueves no se tropezaban con alguna monedita por lo menos, la excavación terminaba.

Clemencio Cabello Escobar, dueño de la quinta.

Clemencio Cabello Escobar, dueño de la quinta.

Por ello, decidieron usar la motobomba para evacuar el agua, vacíar el fondo y seguir cavando.

“Según manifestó la esposa del dueño de casa, le dijo a su marido ‘dejate ya de esa cuestión, ya no sirve más. Vamos a usar como pozo’, porque era peligroso”, relató el suboficial superior Rolando González.

De doble filo

La motobomba que funcionaba a combustible tiraba demasiado dióxido de carbono. Lo que debía ayudarles a llegar al fondo, a 12 metros de la superficie, se convirtió en un arma de doble filo.

“Eso fue lo que más rápido les liquidó”, apuntó González. Al respecto, Sánchez añadió que “el aparato consumió todo el oxígeno y les causó asfixia.

Los fallecidos fueron el dueño de casa, don Clemencio, y su amigo Aníbal Zelaya Vera. El único sobreviviente fue Emigdio Salvador Montiel López.

Aníbal Zelaya Vera, fallecido también.

Aníbal Zelaya Vera, fallecido también.

Ocurrió en el barrio María Auxiliadora de Itá. “Él (Emigdio) estaba en shock. Los tres por cuestiones de trabajo tenían una amistad de 20 a 25 años”, aseguró Reinaldo.

La fiscala comentó que la excavación iniciaron ya hace tiempo, pero pararon un tiempo por la cantidad de agua. El jueves retomaron los trabajos.

Sobreviviente quedó en shock total

Emigdio fue el primero en entrar y el primero en salir cuando empezó a sofocarle la falta de aire. Al llegar a la superficie se desvaneció por algunos minutos y cuando despertó, regresó al fondo para sacar a uno de sus amigos, pero ya lo sacó muerto.

El sobreviviente fue auxiliado por bomberos de Itauguá hasta un centro asistencial, donde quedó en estado de observación.