Actualidad

Se hizo pasar por su novia para matar al sombrero

Lo citó bajo engaño, luego lo mató a tiros y machetazos al rival. El muchacho recibió una llamada de la chica, pero ya estaba muerto.

El celular de Arnaldo Antonio Rodríguez López sonó repetidamente, pero el muchacho de 37 ya no pudo atender.

Tirado muy cerca de su cuerpo quedó el aparato, que se convirtió en una pieza clave para resolver su asesinato.

En la primera pista la policía encontró en el registro de llamadas: Silvia, era la última persona que llamó, la misma que le citó al sitio donde fueron hallados sus restos.

El crimen ocurrió en las últimas horas del jueves 17 de junio pasado, pero su cadáver fue hallado al día siguiente, en un camino vecinal de la compañía Isla Guazú de Arroyos y Esteros, Cordillera.

Ese mismo día, la policía ya tenía el nombre de dos sospechosos en torno al caso: una pareja. Pero la captura tardaría casi 5 meses en producirse. Seis días antes de cumplirse ese plazo, el viernes último, agentes de la comisaría 18 de Tobatí atraparon a los sospechosos.

Ismael Mélida Correa, de 22 años principal sospechoso y su novia Silvia Catalina Insfrán Pitoe, de 18, fueron capturados cuando paseaban como si nada en el barrio Virgen del Pilar, de la citada ciudad .

Simuló ser ella

“Desde un principio manejamos que el crimen ocurrió con fines pasionales”, comentó a EXTRA el comisario Abel Cantero, subjefe de Homicidios de Asunción. El uniformado comentó que a través del análisis forense que se hizo al celular del fallecido, se supo que mensajeaba constantemente con Silvia Catalina, intentando conquistarla.

El novio de la chica descubrió todo y en un arranque de celos y furia, planeó acabar con la vida de su rival. “Había varios números con el mismo nombre, por eso creemos que el sospechoso se hizo pasar por su novia”, refirió el uniformado. Así lo citó en un lugar bajo engaño.

¿Ella quiso evitar?

Cuando Arnaldo Antonio acudió a la cita creyendo que se encontraría con la chica, fue recibido a tiros por el novio. Luego de dispararle, remató el ataque a machetazos.

En ese momento, su celular empezó a sonar, pero él ya estaba muerto. La hora en que recibió la llamada coincidiría con la hora de muerte estimada por el forense.

Temas

Dejá tu comentario