Extra

Actualidad

Piloto, en una prisión donde sólo los delatores tienen visitas privadas

El peligroso narco brasileño tendrá las mismas prohibiciones que rigen para Pavâo y Beiramar, quienes están en otra penitenciaría de alta seguridad. Piloto será vecino de Cabeza Branca y "Pisca", todos narcos que vivieron a sus anchas en nuestro país.

El brasileño Marcelo Piloto, quien registra al menos 22 antecedentes criminales en Brasil, pasará sus días de reclusión en la penitenciaría federal de máxima seguridad, ubicada en Catanduvas, a 476 kilómetros de Curitiba (Paraná). Es la misma prisión donde justamente estuvo recluido hasta el año pasado Fernandiño Beiramar, el líder supremo del Comando Vermelho, al que pertenece Piloto.

Las condiciones en Catanduvas son especialmente duras. Por ejemplo, desde el año pasado se suspendieron totalmente las visitas privadas, lo que ha originado incluso manifestaciones de las mujeres de los reclusos. La prohibición se dictó tras descubrirse justamente que Beiramar utilizaba a las mujeres que le visitaban para enviar instrucciones escritas a sus subordinados fuera de prisión.

01 sin privadas.jpg

El nombre mismo de la prisión tiene origen en la dura naturaleza del lugar. “Catanduva” es una palabra tupi-guaraní compuesta por ka’a (árbol) atâ (duro) y tyba (juntura) en referencia a la vegetación de árboles y troncos retorcidos cubiertos por cáscara gruesa y resistente al fuego.

Catanduvas tiene 208 celdas individuales y 12 de aislamiento. Comprende 12.700 metros cuadrados de área construida y se destina exclusivamente a presos de alta peligrosidad.

En le mencionada prisión, donde también fue alojado Eduardo Aparecido Almeida, “Pisca”, del PCC, echado de nuestro país en agosto último, luego de vivir protegido por un comisario en una elegante mansión asuncena.

Igualmente, Piloto será "vecino" de otro afamado narco brasileño, Luis Carlos da Rocha, "Cabeza Branca", quien cayó el año pasado en el vecino país, luego de permanecer oculto casi 30 años, incluyendo largas estadías en Paraguay.

La prohibición de las visitas íntimas afecta a los popes tanto del Comando Vermelho como del PCC. El “privilegio”de recibir a las parejas solamente rige para los reos que hayan decidido ser delatores. Jarvis Ximenes Pavâo también está recluido en una cárcel similar, en la de Mossoró (Río Grande do Norte), donde tampoco se permiten las visitas privadas y los presos permanecen aislados 23 horas al día.

Dejá tu comentario