COTIZACIÓN
Compra
Venta
DÓLAR
G 7300
G 7400
PESO AR
G 18
G 23
REAL
G 1380
G 1470
PESO UY
G 180
G 250
EURO
G 7400
G 7900
YEN
G 35
G 60
clima
35.2º C

Actualidad

Ofreció depa, pizza y cerveza a vecino para que no lo denunciara por ruidoso

Hombre no puede dormir por culpa de la ruidos molestos. El dueño de la quinta quiso "arreglar", pero el afectado no aceptó.

Desde hace cinco meses, el joven Merardo Leiva Pop no puede pegar un ojo por las noches, debido al feroz bochinche que viene de una quinta que está pegada al alquiler donde vive, en Encarnación.

El afectado ya realizó nueve denuncias ante las autoridades, pero hasta ahora no le dieron ninguna solución.

“No es solo una vez a la semana que ponen a todo volumen la música, sino todos los días, por eso me atrevo a realizar la denuncia, porque ya me afecta en mi salud y en mi trabajo”, dijo el muchacho, que hace limpieza de colectivos.

Tuvo que consultar con un médico para que le recete unos tranquilizantes y así poder dormir por las noches, pero eso le genera otro problema, pues le cuesta despertarse y, a consecuencia de eso, está a punto de perder su trabajo por llegar tarde.

“La gente me dice por qué no me mudo nomás, pero no puedo, este es el único lugar que encontré más barato y que se adecua a mi bolsillo. Lo único que pido es respeto y que dejen dormir a los vecinos, porque no solo a mí me afecta”, contó.

Asimismo, mencionó que el sábado pasado, el dueño del local, de nombre Roque Blanco, le ofreció un departamento para que pudiera ir a descansar ahí, incluso dijo que le pagaría la cena y la cervecita.

“Hoy (por el sábado) salió un acontecimiento, por eso quiero ofrecerte mi departamento que está en frente y ahí no se escucha nada, para que puedas dormir tranquilo y me disculpes. Si querés pago la cena y unas cervecitas si es que tomás”, se escucha en el audio que envió el supuesto dueño del local al afectado.

No aceptó

Pop indicó que no va a aceptar, ya que la solución no es esa, alegó, sino respetar al otro manteniendo un volumen prudencial, especialmente pasadas las 22:00.

Luego de salir el caso en la prensa, las fiestas disminuyeron y ahora solo son viernes, sábados y domingos. “Pero igual uno desea descansar, yo trabajo de lunes a lunes y necesito dormir bien, pero así no se puede”, lamentó.

El caso está en la Fiscalía y el afectado espera que pronto les den una solución. “Yo denuncié en el departamento de Tránsito donde vinieron a medir los decibeles de ruido, pero nunca informaron a la Fiscalía de eso”, aseguró.

Dejá tu comentario