Extra

Actualidad

Más vínculos de Beira-Mar en Paraguay: una empresa para abaratar costos

Embed

El narcotraficante brasileño Luiz Fernando da Costa, más conocido como Fernandinho Beira-Mar, no solamente tenía un teléfono especial encriptado exclusivamente para sus contactos en Paraguay, sino además dispuso crear una empresa en nuestro país, según las “epístolas” incautadas por la Policía Federal del vecino país.

El líder del “Comando Vermelho” debió ser trasladado ayer jueves en secreto desde la penitenciaría federal de Porto Velho a otro presidio tras descubrirse que a pesar de estar encerrado con una condena que totaliza 320 años, seguía manejando los hijos del tráfico de drogas y armas, además de incursionar en varios nuevos negocios.

“Tan pronto como tengamos caja [dinero] vamos a montar una empresa nuestra en Suriname y otra en Paraguay, para que la gente traiga todo  a precio de costo. Como yo hacía para llevar las armas a la guerrilla [FARC]. (...) Para comprar 108 armas en Nigeria (...) yo envié la mercancía en el barco. Para cada kilo de polvo [cocaína] yo cogía 4 boquilla [fusil] ", refiere el texto interceptado por la Policía Federal y que ha sido ampliamente difundido hoy por la prensa brasileña.

La Federal ha descubierto que el delincuente manejaba al menos 11 empresas para sus transacciones de lavado de dinero. Se estima que Fernandinho tenía ganancias equivalentes al millón de reales al mes con sus negocios desde la cárcel.

Un nombre "secreto" para nuestro país

Beira-Mar, de 49 años, quien ha sido vinculado ampliamente a nuestro país en varios casos, usaba un nombre clave para referirse a nuestro país: “Ciudad del himno”. De igual modo, para referirse a Bolivia, otro de los países donde llegan sus actividades ilegales, utilizaba el término “Brasilia”.

En el primer mensaje manuscrito incautado por la Policía, tras un año y medio de investigación, el reo también dejó en claro su interés en manejar con cautela sus comunicaciones con nuestro país.

“Según el Dr. Lopes me pasó, esos teléfonos son encriptados y funcionan como si fueran una central y que es imposible graparlo, pagué 3.000 dólares (tres mil dólares) en cada uno. No creo que sean 100% seguros. Usted tiene que tomar mucho cuidado. Para que puedan estar en perfecta sintonía, uno se quedará con los amigos que van a vivir en Paraguay, otro con los que van a vivir en Bolivia”, decía el escrito.

Embed

Los mensajes eran escritos en billetes, que luego Beira-Mar le pasaba a uno de los reclusos de la celda de al lado a través de un sistema llamado “teresa”, usando objetos atados a una cuerda. Luego, su compinche aprovechaba la visita privada de su pareja, quien salía de la cárcel con el mensaje introducido en sus partes íntimas. Los billetes eran llevados hasta una oficina donde se transcribían los mensajes para luego ser enviados por e-mail a los familiares de Fernandinho.

Tras descubrirse todo esto justamente, en el denominado “Operativo Epístolas”, cayeron cinco hijos del narco, además de su esposa, su abogado y varios compinches más.