Actualidad

Doña planeó matar a su ex, pero su novio liquidó a ambos

El Ministerio Público imputó al supuesto autor por feminicidio y homicidio doloso.

Estaba todo fríamente calculado. Roberto Florentín (40), escribió “T amo” en su revólver calibre 38 cuyas balas estaban destinadas a Valerio Bobadilla Coronel (29), uno de los novios de su expareja, Nunila Amarilla Centurión (50).

El triángulo amoroso terminó de la peor manera cuando el jueves 4 de noviembre encontraron los cuerpos de Roberto y Nunila en la vivienda de la mujer en la Colonia 1ro de Marzo de Caaguazú.

Roberto tenía cuatro balazos en el pecho (usaron su propia arma) y la mujer tres (la liquidaron con una pistola calibre 22). Todo indicaba que Roberto la había matado, pero se comprobó que Valerio (el nuevo novio) fue el autor del terrible hecho; incluso montó la escena para que pareciera un feminicidio y posterior suicidio.

nunila amarilla.jpg
  Nunila Amarilla, novia de Valerio, víctima de feminicidio.

Nunila Amarilla, novia de Valerio, víctima de feminicidio.

Iba a matar al rival

Horas antes, Roberto, quien aún mantenía una relación amorosa con Nunila, avisó a su hermano de sus intenciones; quería asesinar a su rival como sea. Él estaba dispuesto a morir por el amor de la mujer, sin sospechar siquiera que Nunila pidió a su amante que lo mate.

Ese día, Roberto, practicó varias veces en una libretita, el nombre de su amada (apenas sabía leer y escribir): “T amo Nunila”, decía en la nota, también escribió lo mismo con un marcador verde en la pared de su inquilinato, estaba obsesionado con ella.

roberto florentin.jfif
Roberto Florentín, ex de Nunila, víctima de homicidio.

Roberto Florentín, ex de Nunila, víctima de homicidio.

El comisario Feliciano Martínez contó a EXTRA que encontraron varias evidencias en el celular de Valerio y se comprobó que Nunila y Valerio tenían planeado matar a Roberto. “Tenemos varios videos y audios que sacamos (del celular de Valerio), el tipo (por Roberto) se preparó para esa noche, inclusive hay un video en donde filmó en su alquiler ‘esta es mi heladera, mi tele y si esta noche me muero o me pasa algo se le va a quedar todo a mi hermano’, estaba borracho”, contó el uniformado.

De acuerdo a las evidencias encontradas en el celular del detenido, también se comprobó que Nunila le enviaba a Valerio los audios de Roberto y a Roberto le reenviaba los audios de Valerio. Aparentemente quería que ambos se pongan celosos y se batan a duelo, solo que ella terminó también muerta. En este asesinato un novio extra (un poli) fue detenido y liberado. Él era pareja ocasional de la finada.

valerio bobadilla.jfif
Valerio Bobadilla, novio actual de Nunila y supuesto autor del doble crimen.

Valerio Bobadilla, novio actual de Nunila y supuesto autor del doble crimen.

Mantenía a sus dos amantes, dicen

Nunila y Roberto se conocieron en Argentina hace cinco años y hace un año volvieron a Paraguay. Nunila montó un minisúper con máquinas de tragamonedas, y le puso una bodega a Roberto, pero se fue a pique.

En junio, Nunila y Roberto discutieron y Valerio quien en ese entonces solo era vecino de la pareja, defendió a la mujer y ligó una puñalada. Ambos comenzaron a verse, pero lo que no perdonó Valerio es que Nunila seguía viendo a Roberto. Los dos hombres eran mantenidos por la mujer , también un tercero, el suboficial Amancio Cáceres a quien conoció Nunila en la comisaría cuando detuvieron a Roberto (el joven le pedía plata, según dijo el comisario Martínez). En un principio se pensó que él fue el asesino, pero el poli estaba sogue y empeñó su arma y eso le salvó como sospechoso.

Encontraron varias evidencias

La fiscala Norma Salinas señaló que hay incontables mensajes y audios que el perito encontró en el celular de Valerio (unas diez páginas). “Ella (por Nunila) hablaba de violencia por parte de Roberto y también le decía lo mismo al otro(no le pidió a Roberto que mate a Valerio) porque sabía que tenía esa decisión propia”, refirió.

Salinas indicó que aún faltan analizar los celulares de ambas víctimas.

feminicidio caaguazú 2.jpg
La víctima apenas sabía leer y escribir.

La víctima apenas sabía leer y escribir.

Dejá tu comentario