Extra

Actualidad

Cinco hermanos Mbya Guaraní rompieron esquemas y brillan desde lo alto

Desde Itapúa, la historia recorrió el país entero. Los cinco hermanos son grandes profesionales y defienden la cultura indígena con lo que saben hacer. Tienen una admirable historia por contar.

Faustino y Eduarda, una pareja Mbyá Guaraní, entendieron que inculcar a sus hijos el interés por el estudio no significaría desarraigarlos de la cultura indígena. Hoy, ambos sienten el orgullo de tener 5 hijos profesionales, que trabajan por defender su tradición.

El portal encarnaceno Itapúa en Noticias hizo una entrevista a la familia, que compartió los logros de los hermanos. A través de la caza y la pesca, labrando la tierra en San Cosme y Damián, Faustino Ayala pudo hacer estudiar a sus hijos Alberto, Germán, Gerónimo, Rosalino y Luis. Hoy, el orgullo le invade al verlos trabajar por su cultura.

Los hermanos mayores, Alberto y Germán, fueron los primeros en conocer el mundo fuera de su comunidad y sus costumbres. Ellos debían caminar largos kilómetros hasta llegar al colegio. El primero iba a un colegio privado en Encarnación y el segundo, al Colegio Nacional Marcelina Bogado de Coronel Bogado.

“Era muy difícil, nos discriminaban porque éramos indígenas. Muchas veces, los compañeros nos trataban como animales”, señaló Germán a Itapúa en Noticias. Al terminar la secundaria, Alberto se abrió completamente al mundo que deseaba explorar y comenzó a estudiar Derecho para defender los derechos de las comunidades indígenas. Luego, fue becado para una especialización en Valencia, España.

Por su parte, Germán se hizo docente, hace 20 años. Él no se quedó atrás, pues hace poco ganó una beca para un postgrado en Chile a través de BECAL, como Licenciado en Ciencias de la Educación. Es el principal referente de la formación indígena en Educación Escolar Básica y se desempeña como Supervisor Pedagógico de Educación Indígena en Itapúa.

El tercero en sobresalir fue Rosalino. Él decidió ingresar al Colegio Militar de Suboficiales del Ejército y luego siguió la carrera de Ciencias Ambientales. Actualmente trabaja como funcionario de la Gobernación de Itapúa, en la Secretaría de Asuntos Indígenas. Al igual que sus hermanos mayores, en 2014 fue becado a España para realizar una especialización.

Gerónimo no se quedó atrás y es uno de los más destacados entre los hermanos. Él migró a Encarnación primeramente para ser alumno del Colegio Técnico Nacional y luego ingresó como estudiante de Arquitectura a la Universidad Católica de Encarnación. También tiene un postgrado en Didáctica Universitaria y es considerado un exalumno referente de esta universidad.

“Al desafío de nuestra madre hay que sumar las oportunidades que tuvimos. Primero fui becado por la Entidad Binacional Yacyretá y luego accedí a la beca de la propia universidad”, explicó Gerónimo al mencionado medio.

En las últimas elecciones generales, él se postuló como candidato al Senado y obtuvo más de 25.000 votos mediante un movimiento independiente. En la actualidad se desempeña como profesional arquitecto en Yacyretá.

“La realidad de los indígenas del Paraguay es que más de la mitad siguen siendo analfabetos. Debemos crear políticas de estado para la protección de estos pueblos y para que salgan de la extrema pobreza a través de la explicación”, explicó al portal itapuense.

Luis, el más chico de los hermanos, estudia Psicopedagogía en la Universidad Autónoma de Encarnación. El mismo es funcionario del área técnica de la Supervisión Pedagógica de Educación Indígena, dependiente del Ministerio de Educación y Ciencias.

La historia de los 5 hermanos Ayala inspira una enorme admiración por parte de todos los habitantes de la localidad. Pese a todo, ninguno de ellos perdió su interés por la cultura ancestral.

Video de Itapúa en Noticias:

Cinco hermanos indígenas que sobresalieron

Dejá tu comentario