Actualidad

A dos cuadras de llegar a casa, mató a su pareja

Itá: autor ya fue imputado por feminicidio. El asesino dijo que dos hombres la habían asesinado.

Solo dos cuadras restaban para llegar a su casa situada en la fracción Las Perlas de la ciudad de Itá, cuando una discusión entre Paola Noemí García Vázquez y su pareja Miguel Ángel Coronel desembocó en un horrendo crimen.

“Primero le propinó un golpe en la cara. Ella cayó. Entonces, él le clavó varias veces en el cuello y el abdomen”, relató la fiscala Daysi Sánchez.

El hombre de 37 años huyó raudamente hacia su precaria vivienda, situada en el mismo predio de la casa de su hermano, y se escondió.

A estocadas en el cuello y abdomen fue asesinada

La mujer de 38 años caminó un cuadra y encontró en el camino a su cuñado. Pero no aguantó. “El testigo dijo que la mujer cayó frente a él”, mencionó la agente.

El fatal suceso ocurrió cerca de las 23:00 del martes y, entre ambos hermanos, tejieron una hipótesis que presentaron como si fuera que así ocurrieron los hechos, intentando esquivar a la Justicia. Y así lo hizo, pero entrada la mañana, el panorama cambió.

Buscando una coartada perfecta, Miguel Ángel señaló que en todo ese día no había visto a su pareja y su hermano confirmó su versión, apuntando a que ladrones pudieron haber matado a su cuñada.

“El hermano dijo que supuestamente vio que dos hombres atacaron a la señora, por lo que va a ser procesado por obstrucción a la persecución penal”, expresó la letrada.

Sin embargo, cuando el día de ayer amaneció, se presentaron en sede fiscal otros dos testigos presenciales del crimen, también parientes del autor.

“Su hermana relató cómo en realidad sucedieron los hechos. Contó que ellos estuvieron juntos todo el día. Luego salieron de la casa y, mientras volvían, ocurrió el hecho”, expresó Sánchez.

Miguel Ángel fue detenido y trasladado a la Comisaría 12 local, donde quedó a disposición del juzgado, ya imputado por feminicidio.

Dejó una hija huérfana

Fue difícil identificar a la víctima

La fiscala señaló que al principio se complicó el caso, debido a que la mujer no contaba con documentos de identidad y tanto su pareja como el hermano, poco y nada cooperaban. No obstante, al amanecer, una mujer se comunicó con su oficina afirmando que la fallecida era su hermana. Y, efectivamente, acudió a la morgue judicial en Asunción y la identificó. El cuerpo fue entregado a la mujer, quien tiene a su cargo una hija de 10 años de Perla.

Dejá tu comentario