04 mar. 2024

Se salvó de ser asesinada por su ex al pedir que polis la sigan

Le dijo que la mataría camino al trabajo. Fue a la comisaría, solicitó acompañamiento y los agentes le salvaron.

20231013-007materialA,ph01_29521_47161737.jpg

El atacante tenía un cuchillo, un guante, un kepis y una moto. El mismo fue imputado por intento de feminicidio.

Gentileza

“Salvamos una vida, salvamos a una madre que iba a ser una víctima de feminicidio, estamos muy contentos”, dijo a EXTRA el comisario José María Ortiz.

El subjefe de la comisaría 2 de Pedro Juan Caballero, Amambay, se refería al caso de una mujer que fue atacada por su ex en la siesta del miércoles.

Se trata de Teresa F. (32), madre de dos hijos menores. Ella había llegado a la comisaría el domingo, tras romper su relación con Juan Andrés Ramos Benítez (31), quien tiene antecedentes por tenencia de marihuana.

La señora comentó que Juan Andrés no aceptaba el fin de la relación y antes de irse le soltó una amenaza. “Que si no estaba con él, no iba a estar con nadie. Además, le seguía mandando mensajes por wasap, que la mataría”, contó el comisario.

Prevención

Ella dijo que su ex le mandó un mensaje diciéndole que la iba a esperar cerca de su trabajo para matarla. Expresó que tenía miedo y necesitaba que la acompañen. El comisario Ortiz valoró lo importante que es el prevenir y eso se dio con la doña.

“Entonces, le dije a unos patrulleros que la sigan de cerca”, reveló.

Cuando llegaron a la avenida Carlos A. López y Panchito López, el tipo llegó en una moto. Tenía un kepis, un guante en la mano derecha y un cuchillo de mesa. La chica al verlo corrió y los suboficiales pudieron reducirlo.

Planeó el ataque

El hombre posiblemente planeó la muerte de su expareja, según creen, por eso tenía un guante y su idea era que en el cuchillo no se quedaran sus huellas. “Usaba un kepis tratando de tapar su cara”, agregó el agente. El detenido fue imputado por tentativa de feminicidio por el fiscal José Luis Torres.

20231013-007carita1,ph01_24871_47161558.jpg

Juan Andrés Ramos Benítez, el apresado.

Gentileza