Fama

¡Último adiós al Hombre de las Mil Voces!

Las secuelas del covid-19 apagaron la voz de Carlitos Vera, enlutando a toda la escena artística nacional. Nada de llantos ni lamentos en su velorio: el humorista quería música, alegría y ser recordado con risas.

El arte en Paraguay está de luto por el fallecimiento del capo cómico Carlitos Vera.

Desde el mes de julio el artista se encontraba internado por complicaciones y secuelas del COVID-19, dio una dura batalla durante 1 mes, pero lastimosamente ayer por la tarde dejó de existir a sus 71 años.

Su hijo Emilio Vera dio la triste noticia a través de sus redes sociales: “Mil voces y un solo corazón brilla en el cielo. Descansa en paz papá. Te amo”, escribió.

Su hijo menor, Daniel Vera, reveló las causas de su muerte. “El jueves estaba estable, hoy (viernes), tuvo descompensaciones, en donde fueron más bien problemas internos, tuvo una hemorragia interna que no se pudo controlar, yo sé que los médicos lucharon por mi papá”, comentó su hijo Daniel.

Nada de llanto

El humorista dejó expresas instrucciones para su velorio: “Su deseo siempre fue que, el día que él parta, su velorio no se llene de llantos y nadie vista de negro. Que la gente ría, y se escuche música paraguaya fue su deseo”, comentó Emilio.

Sus restos están siendo velados desde ayer a las 18 horas en el salón velatorio Futuro de donde el cortejo fúnebre irá hacia el Cementerio Futuro Centro de Cremaciones, en Luque.

Era familiero

Dani recordó con mucho cariño a su padre y reveló aspectos de la vida familiar que nunca comentó antes.

“Yo puedo decir con certeza que este señor no tenía nada de maldad, nunca voy a conocer en mi vida una persona que tenga tanta bondad y nada de maldad. Fue una persona emocional y familiera, le gustaba compartir los asados de los domingos, sí o sí quería estar con sus hijos, con sus nietos”, comentó.

Embed

Deteriorado

Lastimosamente la salud de Carlitos Vera estaba bastante deteriorada, hace 10 años fue diagnosticado con mal de parkinson, pese al avanzado estado de su enfermedad, hasta el último momento el humorista siguió regalando sonrisas a través de su programa radial En serio y en broma, que iba los domingos de 09:30 a 11:30 por Radio Nacional del Paraguay.

Conexión

Su pasión siempre fue el teatro, estando arriba de las tablas lograba tener una conexión única con el público, que rápidamente era seducido por su humor inocente y muchas veces improvisado. Popularmente fue conocido como “El hombre de las 1000 voces”, ya que con mucha facilidad y destreza lograba imitar a la perfección las voces de personajes públicos como políticos, periodistas, actores, etc.

Desde muy chico mostró su inclinación por el arte, destacándose en los actos culturales declamando y cantando, también imitaba al pa’i de la iglesia de Barrio Jara, ya en el colegio comenzó a imitar a sus maestros que en varias ocasiones lo pillaron in fraganti haciendo de las suyas.

Pero su carrera como humorista inició hace más de 55 años en radio Comuneros, donde imitaba a personajes del medio, posteriormente pasó a trabajar en Radio Ñandutí junto a José Olitte.

En el año 1968 hizo su gran debut en televisión, su vestuario era un chaleco de lentejuelas que le obsequió el mago Nizugan con el que pidió ser sepultado.

Dejá tu comentario