Fama

"El matrimonio no es un negocio para mí"

Vivi Figueredo admitió que le afectó que digan interesada y dijo que le está costando creer en el amor.

“Cuesta mucho volver a confiar en el amor”, asegura la modelo Vivi Figueredo, luego de que su matrimonio con el empresario ecuatoriano Giancarlos Álvarez haya terminado. Recordemos que la felicidad marital no le duró mucho a la cuerona, quien admite que le dolió que la gente la trate de “interesada”.

La farandulera lamentó profundamente que la juzgaran. “Me afectó mucho, el tiempo demostró lo contrario, pero igual yo no cuestiono la opinión de la gente. Aunque no tenga nada que ver con la realidad, son libres de decir lo que quieran”, dijo.

La cuerona asegura que nunca se fijo en la billetera del empresario, destacó que quería sentar cabeza. “Me casé por amor. Yo siempre crecí convencida de que una mujer se casa pensando en formar un hogar, una familia. No lo veo como un negocio”, señaló.

7.jpg

El comienzo del fin

Vivi está en trámites de divorcio, dijo que su examor era muy controlador y constantemente le echaba en cara el dinero que gastaba por ella. “Cuando se destruye la confianza en la relación creo que no queda nada por rescatar”, disparó.

A pesar de que tiene muchos pretendientes la morena prefiere la soltería y enfocarse en su trabajo.

“Hoy creo que estoy en un proceso muy interesante, porque todo es nuevo, estoy aprendiendo cada día. Me encanta mi trabajo, estoy haciendo realidad este sueño de trabajar en la TV”, finalizó.

Dejá tu comentario