20 jun. 2024

Así fue el casorio chuchi del hijo de Santiago Peña

Gonzalo Peña y Serenella Argaña se dieron el “sí” ayer en la Iglesia de la Trinidad. La lujosa ceremonia se realizó bajo una estricta seguridad: guardias y policías rodearon el templo.

FwDcwpsXwAA0bVw.jpg

Gonza Peña y Serenella Argaña unieron sus vidas ayer en un tradicional, pero rechuchi ceremonia religiosa realizada en la Iglesia de la Trinidad.

“Hoy te prometo amor eterno, ser para siempre, tú y yo en el bien y en el mal”, se cantaron Gonzalo Peña y Serenella Argaña tras darse el “sí” ante Dios, en la Iglesia de la Trinidad.

El hijo del presidente electo, Santiago Peña y la nieta del exvicepresidente, Luis María Argaña, completaron ayer su unión con su boda religiosa, tras 9 días de su casorio ante la ley.

La ceremonia fue muy chuchi, pero siguieron con el mismo protocolo religioso de camino al altar: el papá entregó a su hija a su novio, en el altar, rezaron arrodillados y luego dieron sus votos de amor.

Gonzalo, acompañado de Santi Peña, llegó temprano a la iglesia. El novio se mostró ansioso mientras esperaba a Serenella, quien arribó a la iglesia en un lujoso coche clásico blanco, conducido por su papá, Anastacio Argaña.

“Con Leti estamos emocionados y felices por el gran compromiso que asumen hoy Gonza y Sere. Que Dios bendiga este matrimonio y les traiga prosperidad en sus vidas. ¡Les queremos!”, tuiteó el presidente electo tras la boda.

Invitados lechuché

Más de 100 invitados de la pareja llenaron la iglesia. La mayoría fueron políticos poguasu y conocidos empresarios.

Así también, muchos péndex lechuché, amigos de la joven pareja, coparon la ceremonia y a la salida de la iglesia hicieron hurras a la pareja.

Santi Peña y su esposa, Leticia Ocampos, también fueron centro de atención en la boda. Todos los invitados que iban llegando pedían fotos con el presidente electo y la nueva primera dama de la República.

Seguridad

La ceremonia se realizó bajo una estricta seguridad. Guardias privados y policías rodearon la iglesia e hicieron cadena frente a la casa de Santi Peña, donde se realizó la farra.

Los policías atajaron vehículos para que se movilicen los novios y sus invitados. El rollo se molestó en el tráfico y hubo bocinazos y gritos.

Farra a full

Así como en el casamiento civil, el festejo por la boda religiosa se realizó nuevamente en la residencia de Santiago Peña y su familia. La fiesta fue muy íntima y hubo invitados exclusivos.

Ya son familia

Gonzalo y Serenella son novios desde hace 4 años y tienen un negocio juntos. Santi Peña le presentó como “una hija más” en sus actos políticos, durante su campaña para la presidencia.