Deportes

Laia Sanz, engañada vilmente en el Dakar

Embed
laia-sanz-enganada-en-el-dakar

Nada de sentarse en un sillón para arreglarse el pelo, las uñas o pintarse. Lo de Laia Sanz, la piloto española de Motos, es dejarse la piel en el Rally Dakar 2017, demostrando una vez más que tiene los ovarios bien puestos y que también las mujeres pueden desafiar a la competencia motor más difícil del planeta. “Hay menos machismo que cuando arranqué en el Dakar y fundamentalmente viene de los pilotos más débiles, a los que logro superar en la pista. Lo que más rabia me da es cuando escucho alguno que suelta: ‘Si Laia es novena, no debe ser tan dura la prueba’. Pero a palabras necias, oídos sordos”, explicó “La Reina del Desierto”.

El Dakar se caracteriza por la lealtad de sus pilotos, valor que alguien se olvidó de llevar a carrera. Laia terminó una de las etapas chispeando, muy indignada, debido la bajeza de un colega. “Es mezcla de rabia y decepción. En un sitio, yo creí que debía estar ya en el WP (punto de marcación), faltaba chispeando, muy indignada, debido a que faltaba muy poco. Paré al piloto que venía detrás para no empezar a liarla y le pregunté en qué kilómetro estaba. Me dijo que estaba mucho más adelante de lo que realmente estábamos y que había pasado 2 WP, entonces volví sobre mis pasos y solo me hacía falta realmente tirar 500 metros adelante. Perdí más de 1 hora”, denunció Sanz.

Laia decidió guardarse el nombre del colega pero advirtió que el objetivo es terminar la carrera.