Actualidad

Un milagro en el quirófano: se rompió la pinza en la garganta de un nene y lo salvaron

El paciente tragó una pelotita de plástico y entró en terapia intensiva.

El doctor Carlos Morínigo solo tiene una palabra para describir lo que pasó esta mañana en el quirófano del Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS): fe.

Un paciente de 7 años tragó ayer una pelotita de plástico muy chiquita que se alojó en el pulmón. Entró a terapia intensiva y esta mañana lo operaron para sacarle el objeto, pero ocurrió algo inesperado.

Morínigo, que estuvo en la operación con el equipo del INERAM, refirió que estos procedimientos son muy complejos y generan mucho estrés. “Es trabajar en la vía aérea, el único lugar donde el paciente puede recibir oxígeno”, dijo a EXTRA.

La cirugía duró unos 40 minutos, el doctor tuvo que hacer varios intentos porque la pelotita se resbalaba de la pinza que se coloca en el tubito llamado broncoscopio. Cuando lo estaba por lograr, se rompió la pinza en la garganta del nene.

“Pensé en ese momento que se me iba a ir el paciente, porque literalmente se trancó en el medio de la tráquea, obstruyéndola totalmente”, escribió en su Facebook.

Por algún motivo que él no se explica, pudo sacar enseguida la pinza y la pelotita estaba por ella, no se había caído. Mencionó que antes de entrar a la sala de cirugías, siempre se encomiendan a Dios él y sus colegas.

Ahora el paciente está estable y en las próximas horas sería extubado, o sea, podría respirar por sí mismo.

El médico contó que en el INERAM tienen por mes uno o dos casos de obstrucción en niños y que bien puede ocurrir que se rompa alguno de los instrumentos.

Dejá tu comentario