Extra

Actualidad

Se refugió en la comisaría por miedo a su expareja

La mujer se niega a salir de la dependencia policial hasta que se detenga al hombre.

María Méndez fue a refugiarse en la Comisaría 33 de Posta Ybycuá, Capiatá, desde hace días y no pretende volver a su casa hasta que su expareja, Héctor Porfirio Garcete, esté en la cárcel. Tiene miedo de que la vuelva a golpear, según comentó a Noticias Paraguay.

La mujer contó que terminó la tormentosa relación hace 8 meses y que desde entonces él se va los fines de semana a agredirla. Manifestó que ya le denunció en varias oportunidades, pero ahora el juez Víctor Fernández Cáceres le dio prisión domiciliaria.

Una historia de no acabar es la que vive la mujer. El hombre es su vecino y está cansada de realizar denuncias; pues pese a una orden de restricción, el violento no deja de hostigarla.

El juez Fernández Cáceres, en contacto con NPY, aseguró que la tarea la hizo mal el Ministerio Público, pues supuestamente no remitió los antecedentes del caso y, de ese modo, él no puede hacer nada.

"El hecho tiene una expectativa de pena de hasta dos años (desacato judicial). Se revisó los antecedentes judiciales y no tiene otros antecedentes", comentó el juez, asegurando que no puede pedir su prisión preventiva por ese motivo.

La mujer no pretende volver a su vivienda hasta que el responsable de todos sus martirios esté tras las rejas.

Fiscal adjunto pidió la carpeta del caso

El fiscal adjunto de Central, Patricio Gaona solicitó la carpeta fiscal correspondiente al caso de María Méndez, a fin de interiorizarse sobre la investigación y ver las medidas de seguridad que corresponden.

Según afirmó la mujer, su expareja pagó la suma de G. 10 millones para recibir dicho beneficio la libertad condicional por parte del juez de la causa.

Dejá tu comentario