Actualidad

Se accidentó y quisieron hacerle firmar su liquidación en el hospital

Marcos tuvo una grave fractura tras caer de la moto mientras laburaba como cobrador. Recursos Humanos de la empresa donde trabajaba fue a visitarlo, pero para obligarle a firmar su liquidación.

Marcos, un motociclista cobrador de Asunción, no pudo evitar algunas lágrimas tras recibir a empleados de Recursos Humanos de la empresa donde trabajaba, luego de sufrir un grave accidente en moto mientras trabajaba. Tuvo una fractura en el brazo y necesitaba ser asistido a un mejor hospital, ya que no estaba asegurado en IPS.

Emocionado, recibió a los secretarios de la empresa, ya que pensó que le iban a ayudar a pagar sus medicamentos. Cuando les escuchó hilar sus primeras palabras sintió que vivía una pesadilla: le pidieron firmar su liquidación, ya que lo desvincularon de la empresa, pese a su grave estado.

El abogado laboralista Guillermo López Moreira relató su caso en la página de su consultora, alegando que al igual que Marcos, recibe decenas de casos parecidos, por lo que alertó a los trabajadores a no firmar ningún documento en blanco.

"Trabajaba tranquilo como cobrador en una empresa y era el más antiguo, cuando pronto se accidenta con su motocicleta mientras estaba realizando sus cobranzas (...) lo llevan rápido a Emergencias Médicas", mencionó en su publicación el profesional de derecho.

Señaló que afortunadamente Marcos se negó a firmarles los documentos a los empleados que lo "visitaron". "Si cambiás de opinión y querés tu liquidación, llamanos, porque ya no formas parte de la empresa", le dijeron como "despedida" al salir de su sala, en el hospital, según indicó López Moreira.

Guillermo dijo a EXTRA que llevó el caso de Marcos y que el hecho ocurrió hace unos meses. No quiso brindar más datos de la empresa denunciada ni del trabajador, por respeto a su privacidad. No obstante, aclaró que el cobrador ganó el caso y pudo cobrar su indemnización acorde a sus años de trabajo, no el poco dinero que le pretendían dar aprovechando su desesperación.

Dejá tu comentario