Actualidad

Perdió viaje por coronavirus: "Pensé en mis padres antes que lo económico"

La joven comentó que seis meses esperó el ansiado viaje, pero dio marcha atrás al estallar la pandemia.

La mente de Laura Salinas estaba a miles de kilómetros de Paraguay. Entre las paradisíacas playas de Bogotá, Cartagena y San Andrés. Luego de seis meses de pagar el viaje de sus sueños, en febrero canceló el monto requerido por la agencia, que la llevaría directo al edén colombiano.

La joven de 31 años se preparó como nunca para sus vacaciones. “Empecé a pagar en septiembre y no existía la palabra coronavirus en esa época”, contó a EXTRA. La idea era volar el 12 de marzo y desconectarse por siete días de nuestra tierra roja, para pisar nuevamente suelo guaraní el 20 del mismo mes.

Sin embargo, pese a que tardó en llegar a Paraguay, la crisis desatada en diciembre en China con el coronavirus, el jueves se declaró finalmente la pandemia. Aquel día, las fronteras no estaban cerradas, incluso ni siquiera se hablaba de cierre alguno. Pero ella decidió dar un paso al costado. Ese día Colombia confirmaba apenas nueve casos de infectados por el COVID-19. El vuelo tenía escala en Perú, donde ese mismo jueves que ella debía partir, había 22 casos confirmados.

“Pasa que, si viajaba, iba a pasar más o menos 8 veces por los aeropuertos y si me llegaba a infectar le podría poner en peligro a mis padres. Pensé en ellos más que nada, antes que lo económico, la salud de ellos y la mía”, aseveró Laura.

El vuelo de todas formas partió, pero ella dijo que no se arrepiente. “La conciencia pasa por cada uno. Yo decidí quedarme”, expresó la chica. Y efectivamente, en Colombia los casos se dispararon a 65 y se habla de un fallecido a causa de la enfermedad. En Perú ascendieron a 117 pese a que no existe aún referencia de decesos por el virus.

Lo perdió todo

Salinas contó que algo más que G 6.000.000 fue lo que invirtió en el pasaje de ida y vuelta. El miércoles ella se comunicó con la empresa que le había vendido el paquete e informó que había decidido no viajar, pero le dijeron que era imposible cancelar, al tratarse de una salida grupal.

Le explicaron que no había restricción alguna para el viaje, pues los vuelos salían y entraban sin drama alguno, pero ella prefirió de todas formas quedarse.

“La opción que me dieron es comprar otro paquete. Consultó si alguien de ese grupo iba a viajar y me dijeron que ninguna persona canceló, que todos van a viajar. Yo no firmé ningún contrato con ellos y me dijeron 'si vos cancelás, perdés todo. El 20 yo tenía que volver, al día siguiente se cerró todo y ahora la situación está crítica. Imaginate si me iba, quizá no iba a poder volver”, señaló.

Dejá tu comentario