Actualidad

Paraguayo que se curó del COVID-19, en España: "Vivir con la enfermedad es una pesadilla"

El joven estuvo 10 días internado en un hospital de Madrid por el coronavirus. Afirma que el dolor por los síntomas "es inexplicable".

“Vivir ahora mismo acá es como estar en una pesadilla” dijo Ramiro Garcete (26), un paraguayo residente en Madrid, España, contagiado por el coronavirus. El joven contó que ya está recuperándose de la enfermedad y que vivió los peores días de su vida por la infección del COVID-19.

“Soy uno de los testimonios de los que pudieron vencer a la enfermedad. No puedo alegrarme de decirlo, luego de todo lo mal que pasé. Me contagié estando en casa, los síntomas comenzaron el 13 de marzo, al principio me dolió la garganta, luego de tres días apareció la fiebre y, posteriormente, tuve mucha tos, yo no consulté temprano porque pensaba que como joven jamás me iba a contagiar con esta enfermedad”, relató a NPY el paraguayo.

Ramiro dijo la sensación de la enfermedad es tormentosa porque uno no sabe qué hacer para hacer pasar el dolor de pecho y los síntomas.

“El séptimo día ya me faltaba el aire, tuve un susto tremendo y tuve que ir al hospital. Fui a las 6 de la mañana y me atendieron a las 11 de la noche recién por la cantidad de pacientes que hay hasta en los pasillos”, mencionó el joven.

Contó que cuando le dieron el diagnóstico estaba muy asustado, porque no quería ser “uno más” de los que sufrían en los hospitales. “El doctor me dijo, no te asustes con lo que te voy a decir, salió positivo el test y el virus ya está creando neumonía en tus pulmones. Ahora mismo vas a ingresar a urgencia y vas a ser asistido con oxígeno”, añadió Ramiro.

Esperanza

Ayer se le dio de alta a Ramiro, solo que sigue en el hospital hasta que lo trasladen a un hotel para cumplir su cuarentena de recuperación. “Siento una esperanza, mi mamá me lo hacía sentir todos los días, a pesar de que estaba tan lejos de ella y de mis familiares, me daban fuerzas todos los días en nuestras llamadas”, comentó.

“Estos fueron los 10 días más intensos de mi vida, espero que a nadie más le pase. Por eso pido que se cuiden mucho, el COVID-19 no respeta edades”, señaló el paraguayo.

Dejá tu comentario