Actualidad

Niño que vendía limones falleció arrollado en avenida encarnacena

El niño cruzó la avenida cuando el semáforo estaba en verde y el camión ya en marcha. Lamentan que los padres lleven a las criaturas al lugar muy transitado.

Antonio Rolín Por Antonio Rolín

Un niño de alrededor de 4 años falleció este miércoles tras ser arrollado por un camión en una transitada avenida de Encarnación. El menor pertenecía a una comunidad indígena del departamento de Itapúa, cuyos miembros permanentemente se instalan en el lugar para vender limones, artesanía se incluso animales silvestres.

El hecho ocurrió alrededor de las 9.30 sobre la avenida Japón, intersección Mariscal López, de Encarnación, donde permanentemente se registran accidentes automovilísticos. En esta oportunidad, perdió la vida un niño que es el nieto del cacique de la comunidad indígena Guaviramí, distrito de Trinidad, departamento de Itapúa.

El niño estaba en el paseo central de la avenida y de repente salió al paso de un camión de la empresa Colchones Paraná, que no pudo evitar el choque. El pequeño fue derivado al Hospital Regional de Encarnación, donde se constató su deceso.

“Cuando me habilitó a mí el semáforo en verde para circular, cuando atravesé esta avenida, la criatura estaba con un señor, el señor le dice quedate, pero la criatura se asusta por un vehículo que pasó al lado mío y prácticamente entra bajo mi camión”, explicó Samuel Fernández Villalba, chofer del rodado.

WhatsApp Image 2021-10-13 at 10.47.54 AM (1).jpeg

Sin solución

La situación de los niños en las calles en Encarnación, principalmente de las comunidades indígenas de Itapúa, es una constante quienes acompañado de sus padres o caciques son traídos a esta ciudad para realizar el trabajo infantil de venta, exponiéndose al peligro. Lastimosamente, el fallecimiento de este niño, es una situación ya anunciada por la ciudadanía considerando la presencia peligrosa de los menores en la calle y que ninguna autoridad o institución pudo solucionar.

“Estamos conmocionados ocurrió un accidente de tránsito, un niño de la comunidad indígena Mbya, específicamente de la zona de Guaviramí, Trinidad acaba de perder a vida, aproximadamente 4 años, y esto es el resultado de lo que venimos diciendo hace muchísimo tiempo, desde la Gobernación de Itapúa con las Secretarías del Indígena y Niñez y Adolescencia venimos trabajando fuertemente para erradicar el trabajo infantil y es en ese sentido que pedimos a la cuidad que no de más una moneda a un niño, pero los padres y líderes de esta comunidad siguen trayendo niños a vender en las calles”, señaló Andrea Cuenca, responsable de Niñez y Adolescencia.

Agregó que varias denuncias fiscales ya presentaron para tratar de evitar que los niños sigan en las calles, pero no avanzan las investigaciones, incluso señaló que la madre del niño fallecido está imputada por esta situación. No obstante, permanecen en las avenidas o calles de Encarnación vendiendo.

“El trabajo infantil esta prohibido porque le exponemos a nuestros niños, vender en una avenida como en Encarnación es súper peligroso, vienen porque venden, en primer lugar, están los padres, las familias, esta comunidad ésta muy corrompida, se trabajó muchísimo con ellos, tienen apoyo escolar, asistencia económica, asistencia alimenticia, a las mujeres se le capacitó, no quieren emprender algo nuevo”, dijo Cuenca.

Dejá tu comentario