Actualidad

Ña Sixta, más de medio siglo deleitando con encaje ju

Aprendió a tejer de la mano de su abuela y su mamá, hace 54 años. Hoy, además de ser una diversión para ella, le da ingresos económicos.

Todos los días, ña Sixta Sosa se levanta bien temprano, prepara su mate y luego se acomoda en un rinconcito de su taller para hacer verdaderas obras de arte con el encaje ju.

Sixta aprendió la técnica hace 54 años, gracias a su abuela y a su mamá. Cuando joven, trabajó mucho tiempo en Asunción, en otras labores, pero nunca dejó de lado el encaje ju, por lo que ahora, con sus 66 años, es su pasatiempo favorito, además de generarle ingresos extra.

Ña Sixta se caracteriza por ser bastante detallista en sus creaciones. “Si al terminar veo que en un punto me equivoqué, vuelvo a desatar todo y pongo bien. A veces mi marido me mira mal, pero es mi trabajo y quiero que sea perfecto”, manifestó a EXTRA la artesana.

Comentó que con el encaje ju se puede hacer todo lo que se le ocurra a una, como colchas, manteles, camineros, blusas, hasta repisas para panteones y paños para la cruz.

“El secreto es tener paciencia y mucho amor a lo que uno va haciendo. Es muy fácil de hacer y de aprender”, dijo ña Sixta, quien vive en el centro de la ciudad de Yaguarón (Paraguarí).

Muchos pedidos

Ayer terminó una repisa para panteón. “Ahora, como llega el Día de los Santos y de los Muertos, me piden mucho”, contó orgullosa la artesana, también mañana debe de entregar los paños para cruces. “Los paños se terminan rápido, si empiezo bien temprano, en un día termino dos”, manifestó. Tienen un costo de G. 25.000.

En cuanto a los manteles y colchas, mencionó que le lleva terminar entre 22 días a un mes, dependiendo del tamaño.

Las personas que desean hacerle un pedido pueden comunicarse con ella al (0994)892-544, con su hija Vilma González.

Embed

Hace más de 54 años tejiendo el encaje jú y cada trabajo tuyo esta hecho con mucha paciencia y amor y le doy gracias a...

Publicada por Vilma Gonzalez en Martes, 27 de octubre de 2020

Dejá tu comentario