Actualidad

Hay 17 moteles denunciados por sus empleados

Embed

Pilar Acosta (37) siempre soñó con tener un título universitario de Derecho. Como la urgencia era tal, decidió trabajar en un motel para costear sus estudios. A los pocos días de empezar, según ella, ya se dio cuenta de que no sería fácil.

Entró como gerente, le prometieron un sueldo de G. 1.800.000 al principio, pero lo máximo que le pagaron fue G. 800.000. “Renuncié porque no me callaba. Exigía que se cumplan nuestros derechos”, aseguró.

Un caso parecido es el de Lucía Jacquet, quien ingresó a trabajar desde mayo de este año a un motel de Fernando de la Mora. Ella denunció que los elementos de limpieza no son los adecuados. Contó que, a veces, deben "aguar" los productos para que les alcance en la semana. "Trabajamos sin guantes, sin tapa boca, sin zapato cerrado. Este es el ovillo del problema", contó la “pasillera”, como se las conoce.

Dijo que, por necesidad, sigue aguantando, pero no sabe hasta cuándo, ya que tiene libre solo una vez al mes.

El viceministro del Trabajo, César Segovia, informó que hasta esta semana suman 17 moteles y 9 hoteles denunciados por sus empleados. "Y solo es en Asunción y Central", afirmó.