Extra

Actualidad

Guerra por nombres raros: No le dejaron llamar Herib a su hijo

Embed

El nieto número 13 de Don Heriberto Sosa llegó al mundo en febrero de este año. La familia, feliz por el nuevo integrante, se encontró con un dilema: no se decidían cómo llamarlo. Fue ahí que el abuelo lanzó un reclamo disfrazado: “Tengo ya 13 nietos y ninguno lleva mi nombre”.

Ana María Sosa, mamá del pequeñín, con ayuda de sus hermanas se puso en campaña y, como el nombre “Heriberto” no les convencía, decidieron llamarlo Herib Agustín. La mujer, ilusionada, fue el pasado 24 de julio al Registro Civil “General Andrés Rodríguez” del barrio Trinidad de Asunción, para inscribirlo, pero se encontró con una desagradable sorpresa.

“La oficial del Registro, Wilda Maldonado, me dijo que el nombre ‘Herib’ no existía, que fue un invento y que ella no podía inscribirle así”, relató Ana.

La afectada incluso contó que la trabajadora pública le mostró una lista de nombres supuestamente permitidos en los que no figuraba el que ella quería.

A pesar de la insistencia, Maldonado se salió con la suya y Ana tuvo que inscribir a su hijo como Agustín Heriberto. “¿Cómo para poner nombres ridículos de novelas sí permiten?”, se preguntó, enojada, Ana.

Mal procedimiento

Desde el Registro Civil Central sostienen que, si bien existe una lista de “nombres raros”, no hay una de “nombres prohibidos”. Explicaron que el Código Civil es claro en ese aspecto y que le da potestad a los padres de elegir el nombre que quieran para sus hijos.

Instaron a que este tipo de hechos sean denunciados ante la institución, para tomar cartas en el asunto. Los oficiales, ante estos casos, se exponen a la apertura de un sumario administrativo y hasta pueden ser sacados de sus cargos.