Actualidad

Explotan a paraguayas en discoteca de Bolivia

 

La alcaldía de La Paz dispuso la clausura definitiva del club Katanas, cuyo dueño, Marco Cámara, se desmayó cuando fue a declarar a la Fiscalía. La alcaldía de La Paz dispuso la clausura definitiva del club Katanas, cuyo dueño, Marco Cámara, se desmayó cuando fue a declarar a la Fiscalía.

Mujeres paraguayas y de otras nacionalidades eran explotadas sexualmente en un club nocturno de La Paz, Bolivia, cuyo dueño ya fue apresado tras ser imputado por trata de personas y tráfico junto con el administrador del local, publicó la prensa del vecino país.

La denuncia fue realizada por Nohemy Cámara, hija del dueño del club Katanas, Marco Cámara, quien acusó al novio de la joven, Ernesto Córdova, de haber fraguado el caso en su contra porque es propietario de otro centro nocturno: La Diosa.

En el Katanas, ubicado cerca de la plaza Isabel la Católica en La Paz, se ofrecían shows eróticos. Esta semana ya fue clausurado de forma definitiva por la alcaldía (municipalidad) local.

La versión de Nohemy fue respaldada por un pariente de su pareja, Juan Carlos Córdova, quien dijo que trabajó en el club por 15 años. Sostuvo que Cámara “recluta señoritas de los países vecinos" y que unas cubanas “entraron vía Paraguay, con visa de ese país". "Las paraguayas se pusieron celosas de las cubanas cuando llegaron, y estas mujeres no quisieron trabajar más y se fueron”, refirió al portal Eju TV. “En Paraguay hay una señora Mary, Jorge, Cami, un tal Christian, como seis maricones, que traen a las chicas y las venden a Marco Cámara”, detalló.