Extra

Actualidad

¿Dónde está Susi? Avestruz se perdió y temen que haya terminado en una olla

El animal fue traído del Chaco por una familia, pero hace 15 días se escapó de la casa.

Un precioso ejemplar de ñandu guasu aparentemente acabó en una olla del barrio Puerto Pabla de Lambaré. El animal se encontraba perdido desde hace quince días, comentó su dueña María Riquelme; cuyo padre, según ella, lo había traído del Chaco, hace cinco meses.

Susi es el nombre que lleva el avestruz macho, que en principio sus dueños pensaron que era una hembrita, pues apenas tenía tres meses cuando se convirtió en un integrante más de la familia Riquelme y en aquel entonces aún no se le notaba su sexo.

Casi a mediados de mayo, Susi salió de su casa sin rumbo fijo, puesto que temía a los rostros desconocidos, y como no es muy común ver este tipo de aves en la ciudad, la gente se asustaba e intentaba ahuyentarla, contó María. “Él es muy bueno, se dejó el portón abierto y se escapó. Le persiguió a un auto, después un señor en moto se asustó y le espantó”, contó la joven.

Lo cierto es que Susi estuvo deambulando en los límites entre las ciudades de Villa Elisa y Lambaré. Ayer, cerca de la planta de Petropar del barrio Villa Bonita (Villa Elisa) fue capturado por un hombre aparentemente de nombre Nicolás Gómez, quien fue fotografiado por automovilistas en el momento en que atrapaba al plumífero y se internaba con él en un monte, del que salió cerca de las 11 de la mañana.

Las fotos que le fueron tomadas al señor fueron enviadas a los encargados de la página de Facebook “Salvando Hocicos”, donde las publicaron para intentar dar con el mismo. Rápidamente, entre los comentarios apareció la dueña, quien empezó la búsqueda del animal por medio de los demás comentaristas.

Así fue que también apareció la hija del hombre de la foto, una tal Fabiola Gómez, quien aseguró que Nicolás no mató al ave, sino que la auxilió luego de que fuera arrollada por un vehículo.

“Me dijeron que hoy a las 5 van a darme (el animal), pero que está en un asentamiento hacia Puerto Pabla”, contó a EXTRA María, asegurando que teme que Susi esté muerto o en el peor de los casos haya sido producto de una triste transacción en el bajo. “Yo solo quiero verle y que le lleven al zoológico”, afirmó resignada.

Lo llamativo es que en las fotografías, segundos antes de que el ave sea capturada, se la ve caminando tranquilamente, hasta que el hombre de la fotografía la toma violentamente del cuello. La intención no se sabe ni sabrá, hasta que el animal aparezca.

Dejá tu comentario