Extra

Actualidad

Detenido confiesa que mató a peluquero porque no le gustaban los gays

Robacoches fronterizos trajeron el vehículo de la víctima hasta Capitán Bado, donde lo vendieron, mientras el vigilante -drogado- acuchillaba al cautivo.

Podía ser uno de los tantos autos “mau” (robados) que pasan del Brasil al Paraguay, pero el Ford Fiesta, sedán, blanco, con chapa HSD-5814 que fue vendido en Capitán Bado (Amambay), tenía una historia particular. Su dueño, el peluquero Heberson Junior Cavalcante de Almeida (29) había sido asesinado simplemente porque a su captor no le gustaban los “viados” (gays).

La práctica habitual de los robacoches fronterizos es mantener cautivo al dueño mientras el vehículo es trasladado hasta el comprador. Fue lo que combinaron Marcus Vicente Ciardulo, (23), “Gordão”, Josimar da Silva Lemos (30) y Wellington Cardoso (29). Solo que uno de ellos, Josimar, estando drogado, acuchilló al estilista alegando que no le gustaban los homosexuales.

Heberson desapareció desde la noche del jueves 10 de agosto, en Dourados, hasta donde había viajado desde Campo Grande, donde residía. Su cuerpo fue encontrado tres días después, con las manos y los pies atados, en una obra en construcción. Josimar había quedado con el cautivo, mientras sus dos cómplices vinieron hasta Capitán Bado para vender el auto.

"Alucinado con tanta droga"

“Josimar confesó que una hora después de quedar con Heberson en el cautiverio, lo mató a cuchilladas. Confesó además que agredió a la víctima violentamente en el rostro en razón de que no le gustaban los homosexuales. Cuando anteriormente cumplió una condena de 9 años se peleó con una persona que tenía esa tendencia sexual”, explicó el delegado Rodolfo Daltro, del Servicio de Investigación General (SIG).

“Estaba alucinado de tanta droga. El quiso reaccionar. Cuando vi lo que había hecho, salí corriendo”, relató Josimar, entrevistado por radio Grande FM, en la mañana de este lunes, cuando fueron presentados los tres confesos. Los tres dijeron estar arrepentidos y aseguraron que el objetivo no era matar al peluquero, según publica 94FM Dourados en una nota lograda por Sidnei Lemos, Bronka.

No se informó del nombre de la persona que compró el auto robado en territorio paraguayo. El SIG tiene confirmado que fue Weliton quien manejó el Ford Fiesta desde Dourados (Brasil) hasta Capitán Bado (Paraguay), un trayecto de más de 170 kilómetros.

Dejá tu comentario