23 feb. 2024

Padres protestan frente al MEC contra alumnos acusados de abuso

Portaban carteles en que exigían seguridad para sus hijos; los padres piden que los acusados tengan clases virtuales.

Protesta frente al MEC.jpg

Desde temprano, los padres se manifestaron frente a la sede del MEC (Captura de video de @nanduti).

Padres de alumnos de un colegio de Lambaré, Departamento Central, se manifestaron esta mañana frente al Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), en contra de la matriculación de estudiantes involucrados en un caso de abuso sexual y un chico de menor grado, denunciado el año pasado en otra institución privada de la misma ciudad.

La protesta se realizó ante la sede de dicha secretaría de Estado, sobre la calle 15 de Agosto, entre General Díaz y Eduardo Víctor Haedo, en el microcentro de Asunción.

Portando varios carteles, exigieron “seguridad a nuestros niños” y que “ningún niño más” sea víctima de ese tipo de hecho, que había generado el repudio de toda la ciudadanía.

Los manifestantes piden que el MEC intervenga, para que los alumnos acusados no asistan a la institución educativa, quedándose en sus casas, a dar clases virtuales, o que directamente sean borrados de ese colegio.

La movilización de los padres ya se había iniciado la semana pasada, cuando realizaron una ruidosa protesta frente al colegio, luego de enterarse de que los alumnos acusados fueron admitidos allí.

Ellos aseguran que buscan garantías para sus hijos y quieren evitar que los sindicados se mezclen con ellos, dentro de la comunidad educativa.

Docentes presas

El caso de abuso sexual en el colegio privado tuvo mucha repercusión, que incluso derivó en la prisión de preventiva de la directora, una coordinadora y una profesora.

Por su parte, la institución había tomado represalias contra los alumnos, cuyos padres se manifestaron en aquella ocasión, lo cual también había despertado la indignación generalizada de la gente.

A raíz del escándalo, muchos padres decidieron cambiar de colegio, ya que algunos tenían hijos que eran compañeritos de la víctima, quien tenía 6 años, y quedaron muy afectados psicológicamente.