Extra

Mundo

Internet tiene su patrono católico, pero no es aún santo

Se trata del beato Santiago Alberione, italiano, quien apoyaba la predicación "con los medios más modernos y eficaces".

Hoy, 26 de noviembre, es día del beato Santiago Alberione, quien había prometido que “desde la Casa del Padre, me preocuparé de los comunicadores y de todos aquellos que trabajan con los medios más modernos y eficaces”.

Alberione nació en San Lorenzo di Fossano, Piamonte, Italia, el 4 de abril de 1884, siendo el quinto, de siete hijos, de una familia campesina.

Desde niño, cuando entraba en la escuela, ya decía que quería ser sacerdote y a los 16 años ingresó al seminario de Alba, donde conoció al canónigo Francisco Chiesa, quien fue su guía espiritual por 46 años, según recuerda el portal católico Aciprensa.

Fue ordenado sacerdote en 1907 y en agosto de 1914, inició la “Familia Paulina” con la fundación de la Pía Sociedad de San Pablo. Luego abrió la Congregación de las Hijas de San Pablo, las Pías Discípulas del Divino Maestro, las Hermanas de Jesús Buen Pastor y el Instituto Regina Apostolorum.

También fundó los institutos de vida secular consagrada como San Gabriel Arcángel, Virgen de la Anunciación, Jesús Sacerdote y Santa Familia. En total, 10 instituciones en las que también se incluye a los Cooperadores Paulinos, señala la publicación.

Además, fue un gran impulsor de la impresión de ediciones populares de libros sagrados y diversas publicaciones de formación católica, litúrgica y pastoral.

Su lema era: “Debemos hablar a los hombres de hoy, con los medios de hoy”.

Falleció el 26 de noviembre de 1971, a la edad de 87 años.

Según datos, en el 2002, el Vaticano hizo una convocatoria, para que los fieles propongan un patrono de la web o internet; el padre Santiago Alberione quedó en primer lugar.

Fue beatificado por el papa Juan Pablo II, el 27 de abril del 2003 y después fue nombrado Patrono de las Comunicaciones y de Internet por el Colegio de los Cardenales.

Actualmente, se encuentra en proceso de canonización.

Dejá tu comentario