Extra

Mató a su marido y regaló sus partes a la amante

Movida por celos, una brasileña mató a su pareja, le derramó ácido y le cortó los genitales que luego puso en un vaso y llevó a la casa de la "la otra".

El terrible caso ocurrió ayer viernes en la localidad de Areial, estado de Paraiba (nordeste del Brasil) y puso en las noticias a Marivânia Gabriel dos Santos (42), quien también planeaba quitarse la vida luego de ultimar a su marido. Se supo además que el finado Luiz de Almeida (31), tenía cuatro mujeres en total y de yapa una de ellas estaba embarazada.

Tras matar y castrar a su pareja, Marivânia tomó veneno, pero fue socorrida y permanece en el hospital bajo vigilancia. El crimen lo cometió frente a sus hijos pequeños, uno de 13 años y otro de 11 meses. Había escrito una carta encargando al mayor, de 18 años, con indicaciones de que fueran a vivir con unos familiares.

La mujer puso el miembro de su pareja en un vaso y llevó a tirarlo al patio de la vecina, que era amante de Luiz. Allí fue encontrado posteriormente el pene, mientras el hombre hacía en la entrada de la vivienda que ocupaba la pareja.

El extraño "regalo"

Aparentemente, la “otra” no estaba en la casa cuando Marivânia le llevó el extraño presente, que al final arrojó en el patio. Supuestamente, al descubrir las andanzas de su marido, la mujer había comentado a una amiga que estaba preparando un cuchillo para vengarse.

Pero después del episodio, la autora dijo estar arrepentida y afirmó que era tentada permanentemente por la amante de su pareja. “Ella vivía provocándome. Decía que yo engañaba a mi marido, me llamaba todas las veces que él estaba tomando con ella”, dijo.

Por otra parte, dijo haber reaccionado agarrando el cuchillo porque el hombre la agredió. “Era él o yo”, afirmó la mujer que ya anteriormente le había confrontado a Luiz, pero él le negaba que anduviera con la vecina. “Y yo llegué a ver a los dos juntos”, agregó.

En el forcejeo, le derramó ácido muriático, le mató y posteriormente le mutiló, según el relato.

Temas

Dejá tu comentario