Extra

Fama

Vivi dijo que su esposo le pidió toda la plata que gastó por ella

La modelo contó que quiere divorciarse, pero su marido quiere recuperar la plata que invirtió en ella. Comentó que el abogado ecuatoriano es muy celoso, no le gustaba que ella trabaje y quería tenerle encerrada.

¡Novaser! Tremenda revelación hizo la modelo Vivi Figueredo sobre su matrimonio. Comentó que le pidió el divorcio a su esposo ecuatoriano, Giancarlo Álvarez, pero él le reclamó que primero le devuelva toda la plata que gastó en los viajes que realizaron cuando estaban enamorados.

“Él me había dicho que me va a querer cobrar todo en caso de que yo me divorcie de él, cobrar de plata. Que si nos vamos a juicio que él me va a querer cobrar todo lo que gastó por mí por los viajes”, mencionó en la TV.

No le devolverá nada

En entrevista con EXTRA la farandulera comentó que cuando se enoja ya le pechea que le devuelva toda “inversión” que hizo durante su relación.

“Una vez me había dicho que me vaya junto a él a Ecuador, me envió los pasajes, yo ya estaba trabajando, le dije que no podía ir. Entonces enojado me dijo: ‘Te voy a cobrar todo lo que gasté por vos’. Me dice ahora que me va a cobrar por los viajes, no sé cuanto habrá gastado en esos viajes que hicimos a New York, Brasil, etc. Yo no le puse una pistola en la cabeza para que me lleve a esos lugares”, explicó la modelo.

La cuerona asegura que no es millonaria y no podrá reembolsarle a su examor la plata que él usó para impresionarla y conquistar su corazón.

12 13 A f2_14782939.jpg
Quiere ser madre. Vivi comentó que siente que ya no está en la edad de andar de joda, por eso se casó, con el objetivo de formar una familia y tener hijos. "Me encantaría ser mamá, yo quería tener hijos de acá a un año, a él (Giancarlo) no le importa vivir conmigo, formar una familia, a él no le interesa lo que soy yo", lamentó la cuerona.
Quiere ser madre. Vivi comentó que siente que ya no está en la edad de andar de joda, por eso se casó, con el objetivo de formar una familia y tener hijos. "Me encantaría ser mamá, yo quería tener hijos de acá a un año, a él (Giancarlo) no le importa vivir conmigo, formar una familia, a él no le interesa lo que soy yo", lamentó la cuerona.

Era controlador

Vivi indicó que Giancarlo no quería venir a Paraguay, pero se mostraba muy celoso y quería supuestamente tenerla bajo su control.

“Un problemón me armó cuando el stripper se fue a bailarme en la TV, otro problemón me armó cuando Christopher Giménez (farandulero) dijo que era mi admirador y eso solo era un juego mediático. No quiero decir que me amenaza, pero me dice que ya soy una señora y no puedo hacer esas cosas. Me controla y me exige respeto”, indicó.

Además, al ecuatoriano no le gustaba que la cuerona siga trabajando en la farándula y quería llevársela a su país.

“Tiene su orgullo de macho, él tiene esa mentalidad de machista que la mujer tiene que estar en la casa, que tiene que hacer lo que él diga, hasta me decía qué ropa tengo que ponerme. No quiere que yo gane mi plata, me quería tener en su casa, encerrada, que me vaya a almorzar a la casa de su mamá, mientras él trabaja y viaja”, relató.

Se siente usada

Vivi indicó que su abogado ya inicio los trámites de divorcio y aseguró no le importa la plata del ecuatoriano.

“Yo le regalo todo nomás ya, por el sufrimiento y la falta de respeto. Quiero mi paz mental, me merezco rehacer mi vida, no puedo estar atada a una persona que ni viene a verme y que me tiene abandonada. Creo que me utilizó para tener prensa y ver si le conquista a otra modelo, que es lo más probable”, añadió muy molesta.

tabla.jpg

Dejá tu comentario