Fama

Salió a la calle a piropear a los muchachones

La bailarina hizo que más de uno se sonrojara y hasta les robó una sonrisa picarona. Pamela dijo que quiso alegrarle el día a los hombres que trabajan bajo el sol con el intenso calor.

¿Sabés dónde puedo encontrar un diccionario? Fue la pregunta que le hizo Pamela Vill a los muchachos por la calle. Lo que ellos no esperaban era el remate de su cuestionamiento: “porque viste que estoy buscando el significado del amor que siento por vos”, disparó la cuerona y los perros se sonrojaban o estallaban en risas.

La bailarina salió a dar una vuelta por la ciudad y comenzó a piropear a todos los muchachos que encontraba por en la vía pública. Por supuesto, ellos felices de la vida de que una mujer preciosa como Pamelita les tire tremendo halago. Ella compartió en redes sociales los videos con las reacciones de los arrieros que recibían sus piropos.

EXTRA contactó con la cuerona. Contó cómo le surgió la idea de piropear a los muchachos. “En realidad soy de divertirme y quise dar alegría a los muchachos, en especial a esos trabajadores que salen a sudar con este calorazo, era para dar alegría, jugar un chiqui, poner buena onda y disfrutar de la vida maravillosa”, relató.

12 13 a f2.jpg

Enamorados

Pame dijo que después de escucharla y verla la mayoría quedó flechado con ella. “Muy buena onda fueron, nadie tomó a mal, se quedan enamorados, otros se reían nomás”, contó. Vill no descartó salir con cualquiera de esos chicos a los que piropeó. “Yo saldría con cualquiera que me enamore”, señaló.

Claro, no faltaron los criticones que le bajaron la caña y dijeron que no era graciosa la bromita de la bailarina, pero ella prefiere no hacer caso. “Fueron pocas personas, muy pocas las que me criticaron. De 500 comentarios 3 negativos, yo les ignoro nomás ya”, afirmó.

12 13 a f4.jpg

¿Acoso?

Esta vez fue Pamela quien salió a piropear a los hombres, pero siempre son los hombres quienes piropean a las chicas en las calles. De un tiempo a esta parte las mujeres levantaron su voz de protesta contra este tipo de prácticas que muchos consideran es un acoso callejero.

Pero la bailarina dice que nunca se sintió acosada en las calles, es más, según dijo, le encanta recibir halagos. “Jamás me sentí acosada, amo los piropos, demasiado da gusto sentirse querida”, afirmó.

Sobre la ordenanza municipal asuncena que sanciona a los piropeadores, Pamela dijo que es una argelería ridícula. “Dios mío, ¡qué argel! Un piropo con respeto, con amor, con caballerosidad no puede ser multado”, remató. “Si son groseros tenés que ignorarles nomás”, agregó la cuerona piropeadora.

Dejá tu comentario