Extra

Deportes

Un chiquilín que sueña en grande

Hugo Quintana se ganó la confianza del DT y el cariño de la hinchada del Decano.

No tiene todavía licencia de conducir, pero sí para mostrar todo lo que sabe hacer en la cancha como volante. Hugo Quintana es el diamante en bruto que Olimpia está cuidando así como Leónidas lo hizo con Esparta, en la película 300.

A sus cortos 16 años, el chiquilín vive un sueño mágico con el club de sus amores. El DT Daniel Garnero le dio la chance y no defraudó. Con un potente misil, puso el 2-0 transitorio y tranquilizador ante Santaní en la fecha pasada y está claro que la plaza Sub 19 del equipo tiene nuevo dueño. En el estadio Río Parapití, donde su equipo goleó por 5-0, el juvenil no solo anotó, sino que tuvo una efectividad perfecta en pases: 40 correctos y ni uno solo malogrado.

Mimado

“En principio me iba a la práctica con Willy (Mendieta) o Fernando Cardozo, ellos me buscaban. Ahora mi mamá o mi papá me llevan a la práctica y me esperan para llevarme de vuelta a casa”, soltó ayer el futbolista en la 650 AM.

Contó también que llegó al Decano a los 13 años y que tiene una meta: dar el gran salto a Europa de aquí a poco, pero luego de consagrarse con el Franjeado.

“Desde chico tenía el sueño de jugar en Primera División, imaginate meter un gol a los 16 años. Quiero hacer mi historia con Olimpia para luego ser transferido de aquí a dos años. Mi sueño es jugar en la Liga de España”, declaró.

“Siento que la gente me está demostrando todo su cariño y eso yo no tengo que defraudar, ahora hay que seguir trabajando para lograr más cosas”, remató el joven atleta.

El Rey de Copas recuperó la punta del torneo Clausura de la APF: suma 32 unidades, dos más que Cerro Porteño, su inmediato perseguidor.

Dejá tu comentario