Deportes

Paraguayito quedó en Gremio y Villasanti caerá el asado

Tras aprobar las pruebas, Carlo Giménez posó con la casaca de su ídolo Matías Villasanti. El mitã'i se mudará a Brasil para cumplir su sueño.

Ni comer podía. La ansiedad de saber si fue o no aprobado era demasiada. Procesar que su tranquila vida en Paraguay podría tener un cambio brusco le preocupaba, sin embargo, mudarse con todo y talento al Brasil era lo que más quería.

Carlo Giménez soñaba con vestir la casaca de aquel poderoso club. El estar lejos de su madre, de sus hermanos, de su Hernandarias natal y de su nación por fin valió la pena; aprender a chulear la barrera del idioma, también.

La noticia que tanto esperaba llegó: el mitã’i de 10 años quedó seleccionado en las filas del Gremio, tras pasar todas las pruebas durante más de 20 días.

“Quedó, gracias a Dios. Fue una felicidad única, indescriptible”, contó su papá don Carlos en charla con EXTRA.

Carlito se convirtió así en el único extranjero en superar todas las evaluaciones hechas en su categoría y lo mejor de todo es que lo hizo destacándose sobre un montón de chicos. “Le entregaron el uniforme que usan y ese fue el trofeo para él”, dijo emocionado.

Captura.JPG

En cuanto se supo del resultado, sus familiares armaron un festejo en nuestro país y lo recibieron con una linda sorpresa al ahora jugador de las Formativas del Tricolor Gaúcho.

Una de sus metas

Desde que pisó suelo brasileño y principalmente el club rapái, a Carlo le rondaba una idea especial. Soñaba con poder ver a su compatriota que milita en la institución de Porto Alegre. Se trata del exjugador de Cerro Porteño, Matías Villasanti. “Cuando estuvo realizando las pruebas justo él estaba por Paraguay por las eliminatorias”, había dicho don Giménez.

Pero esta vez, el nene sí pudo cumplir parte de ese anhelo. Antes de venir a nuestro país, se tomó unas fotos en el vestuario del plantel principal junto a la casaca de Villa.

Promesa de Matías

El encuentro con él tuvo que esperar un poco. “No lo vio aún, pero ya intercambiamos mensajes, vamos a encontrarnos por allá y vamos a comer un asado. Él le mandó un mensaje de motivación a Carlito”, mencionó su papá, chocho de la vida.

Ahora, el niño está en tierras paraguayas preparando todo lo que será su ida al Brasil donde ya lo esperan para arrancar su formación en la base del Gremio Sub-10.

Dejá tu comentario