Deportes

El Rey resiste de pie en la Copa Paraguay

Derlis Maravilla González brilló en la cancha de Sol de América con un doblete que les mandó a cuartos.

Olimpia ahogó las penas del Clausura derrotando a Resistencia 2 a 1 en Villa Elisa para dar un paso más adelante en la Copa Paraguay.

El ritmo del partido lo marcó el Expreso Decano que desde el pitazo inicial se volcó sobre territorio celeste. A los 19’ se produjo la primera llegada profunda con un potente derechazo de Sergio Otálvaro que pescó un rebote para exigir al portero Jara. Dos minutos después, Walter González, punteó el balón en la boca del arco pero el asistente levantó el banderín anulando un gol legítimo del Decano porque el “9” partió habilitado.

A los 36’ el Rey hizo justicia por mano propia con una fantástica combinación de sus hombres ofensivos. Ale Silva arrancó la jugada por banda derecha, metió para Willian Mendieta que la dejó pasar entre las piernas conectándose sin tocar el balón con Walter que le devolvió la pared. El Mago levantó la cabeza y lo vio aparecer por el segundo palo a Derlis González que le puso el moño a la jugada convirtiendo el 1 a 0.

El elenco de la Chacarita debía animarse a algo más que defender si quería aspirar a la clasificación, y lo hizo. Tras el descanso, a los 46’ Juan Cáceres sacudió de media distancia ganando un córner. De ahí vino un centro venenoso que Olveira no lo visualizó y la terminó manoteando contra su valla ilusionando al conjunto de la Intermedia.

El equipo de Pablo Caballero se envalentonó creando algunas chances mediante la movilidad de Julián Benítez que desperdició una muy clara con un remate mordido dentro del área.

Lo resolvió el “10”

Cuando el cotejo iba camino a los penales, a los 69’, Maravilla González le evitó el estrés a Olimpia, gambeteando a un zaguero y colocando el esférico pegado al poste izquierdo.

El guapo Triángulo Rojo dio batalla hasta el final y cayó de pie en Villa Elisa. Por su parte, el Léka resistió y avanzó a los cuartos de final en donde enfrentará al vencedor de Ameliano y Guaireña.

Dejá tu comentario